Las universidades de Santiago y Vigo analizaron el cambio climático en este yacimiento


Desde hace ocho años, especialistas en diferentes disciplinas de las Universidades de Vigo y Santiago de Compostela han estudiado, junto a los arqueólogos, aspectos tan diversos como el cambio climático o la edafología en el yacimiento romano de Rosalía de Castro.

En el año 2006, expertos de la Facultad de Ciencias del Mar, dirigidos por Miguel Ángel Nombella, estuvieron en la zona porque consideraban que reunía una serie de características muy atractivas para sus trabajos sobre el cambio climático.

Años después, Antonio Martínez Cortizas, profesor de Edafología de la Facultad de Biología de Santiago de Compostela, eligió este yacimiento para indagar en las variaciones del nivel del mar en época romana. «En aquel momento, el mar podía estar cerca de 50 centímetros por encima del nivel actual, aunque hay otros autores que lo elevan hasta un metro », dice el edafólogo. Es entonces cuando los romanos crean la salina, aprovechando la barra de arena, que posteriormente conformaría el Areal.

En la transición de los siglos II al III, el nivel del mar desciende, según estudió Antonio Martínez Cortizas, y las tierras procedentes de los arrastres de laderas siguieron consolidando los suelos. La zona se alejaba así de la línea de costa y por eso las salinas dejaron de ser útiles ya que el mar ya no llegaba hasta ellas, por lo que estos terrenos son empleados como zona de enterramiento.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
1 votos

Las universidades de Santiago y Vigo analizaron el cambio climático en este yacimiento