La Casa de Valladares, del siglo XVII, está en riesgo de desaparición

El estado de abandono es absoluto a pesar de gozar de protección

El estado de conservación de la casa (Oliva esquina a A Laxe) es muy deficiente.
El estado de conservación de la casa (Oliva esquina a A Laxe) es muy deficiente.

Vigo / La Voz

Amigos de los Pazos y el Instituto de Estudios Vigueses han elevado la voz para denunciar el riesgo de desaparición de una de las partes que constituían la residencia de los marqueses de Valladares, ubicada en la calle Oliva esquina A Laxe, en el Casco Vello. Bajo el recebo de su fachada se esconde una joya arquitectónica e histórica construida en piedra en torno al siglo XVII, que conformó, junto al edificio que hoy acoge la sede del Parque Nacional de las Illas Atlánticas, el palacio de la casa de los Valladares.

«Es una pena el estado de esa casa tanto por su historia como por su relevancia arquitectónica ya que es una de las más antiguas del Casco Vello; tiene más de trescientos años, aunque mucha gente, erróneamente, la sitúa en el siglo XIX, momento en el que se hicieron reformas, pero existía ya en 1700», explica Ignacio Pérez-Blanco, marqués de Valladares. Ya no le pertenece a él la propiedad, que desde hace unos meses está en manos de La Caixa.

Pérez-Blanco ha estudiado en profundidad no solo la evolución arquitectónica del inmueble, cómo nació y cómo se fue conformando hasta llegar al edificio tal como hoy lo vemos, sino también quiénes fueron sus moradores y el papel que desempeñaron en la historia de Vigo. «Allí, se eligió a Elduayen para que fuese candidato a diputado a Cortes. Además, el edificio tenía un teatro por lo que era el epicentro de las fiestas de la alta sociedad viguesa. Por allí pasaron todos los personajes importantes que visitaban Vigo».

La Casa palacio de los marqueses de Valladares estuvo inicialmente ubicada en el actual edificio del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Las necesidades de más espacio, no solo para gestionar sus rentas y bienes sino también como habitación, obligaron a una ampliación a diversas casas del entorno.

Arco de la marquesa

«La casa inicial ubicada en la calle de La Palma se acaba anexionando a las ubicadas enfrente, que había adquirido el marqués en la segunda mitad del siglo XVII, mediante el adosamiento sobre la misma del arco y pasadizo que mandó construir doña Catalina Sarmiento de Valladares, segunda marquesa de Valladares, y que unía estas viviendas por su planta superior formando el llamado Arco de la marquesa», explica Pérez-Blanco, que ha recorrido numerosos archivos de toda España durante los últimos siete años para documentar la presencia de sus antepasados en la ciudad de Vigo.

Esta historia resumida del conjunto lleva al actual marqués de Valladares a reivindicar el nombre de sus antepasados para la sede del parque nacional. «A mi me sorprende que un edificio que ha pertenecido a la casa de Valladares más de cuatrocientos años, hasta principios del siglo XX, se le haya dado el nombre de Cambón por unos almacenes que lo han ocupado solo unas décadas», razona. «El nombre histórico fue la Casa de la Marquesa, en recuerdo de la persona que unió ambos edificios. Así figura en todos los documentos», añade el bisnieto de Rafael Pérez Sala. «Allí nació el germen que dio lugar a que en las Cortes se defendiera la capitalidad provincial de Vigo -añade- durante el trienio liberal, el marqués de Valladares consorte era diputado a Cortes y fue él quien defendió la propuesta de Vigo como capital de la provincia del mismo nombre, en detrimento de Tui y Pontevedra. Cuando regresó el absolutismo que fue encarcelado y expulsado, embargándosele todos sus bienes».

«Siempre que estoy en Vigo, voy a verla porque me hace sentir algo especial, pienso en los personajes que la habitaron. No en vano llevo más de siete años investigando la historia de los Valladares», afirma el actual marqués, que no ha podido incluir en el próximo boletín del Instituto de Estudios Vigueses su investigación debido a un problema con el correo.

En el Plan Especial de Reforma Interior del Casco Vello se incluye la ficha correspondiente al edificio. Se indica en ella que su interés urbanístico es muy alto y que tiene un nivel de protección ambiental. Los elementos a proteger son las fachadas de piedra, las carpinterías de madera, la puerta del portal, las galerías, el patio interior con su jardín, los balcones y barandas y el muro de cierre de la parcela. «Deberase manter a edificación en adecuadas condicións de seguridade, salubridade e ornato público», se indica en la ficha. Sin embargo, el edificio se cae sin que nadie quiera enterarse de esta situación.

Linaje histórico

Aunque el Marquesado de Valladares no se crea hasta el último tercio del siglo XVIII, el linaje tiene gran presencia en la historia de la comarca de Vigo desde hace 800 años. Entre sus personajes más famosos están Álvaro Fernández de Valladares, que falleció frente a los almohades en la batalla de Navas de Tolosa, en 1212, o Inés de Castro, que se casó con el rey portugués Pedro I. Otro Valladares, Diego de Sarmiento, llegó a ocupar el cargo de Inquisidor general de España. Incluso hubo un virrey de Nueva España, José Sarmiento de Valladares, que regresaría a España con la flota que fue hundida en Rande.

El rey Carlos II, el último de la dinastía de los Austrias españoles nombró el primer marqués a Luis Sarmiento de Valladares, iniciando este marquesado cuya residencia estaba en Vigo. Poco antes, de la Casa de Valladares salió un tercio de infantería que combatió en Flandes cuando el imperio comenzaba a declinar. Otro marqués, Manuel Joaquín Enríquez murió en la Guerra de la Independencia. Fernando Quiñones de León fue el último propietario del pazo de Castrelos, que su padre donaría bajo ciertas condiciones al Concello de Vigo. En la actualidad, Ignacio Pérez-Blanco y Pernas es el decimocuarto marqués de Valladares

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

La Casa de Valladares, del siglo XVII, está en riesgo de desaparición