«Soy un hombre y necesito sexo», dice el ghanés acusado de violar a una prostituta

Piden trece años para el implicado, que niega haber usado un cuchillo para amenazar a la mujer en Vigo y reclamar su dinero


Vigo

El acusado John N., ghanés que lleva casi 9 años en España, ha negado esta mañana haber agredido sexualmente a una prostituta en la zona de Beiramar y luego robarle 30 euros que le había pagado por adelantado por dos servicios. El juicio ha comenzado en la Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo.

El acusado explicó que, aunque está casado y con un hijo y le gustaría traer a su familia a España, requiere los servicios de las prostitutas porque «soy un hombre y necesito sexo de vez en cuando».

En el juicio, alegó que pagó 30 euros por adelantado a la prostituta por mantener dos servicios sexuales pero ella rehusó hacer un segundo pase y «alcé la voz porque me sentí burlado, engañado y estafado». Por eso, le reclamo la devolución de todo el dinero. Admitió que la mujer accedió a una segunda relación aunque luego él le quitó todo el dinero que le había pagado a ella. Negó haber usado una navaja para intimidarla sino que le prometió devolverle el dinero, cosa que no hizo. «No usé cuchillo ni amenazas, me devolvió el dinero porque alcé la voz enfadado pero no me puse violento», dijo. Asegura que la policía entendió mal que él hubiese dicho en comisaría que se había puesto «un poco violento», algo que niega. Añade que una vez que logró la devolución de su dinero se mostró calmado. «Sólo quería mi dinero e irme», dijo. Admitió que tuvo dos relaciones gratis porque se enfadó con la prostituta y se quedó con su dinero.

El implicado fue detenido horas más tardes cuando pagó 15 euros por adelantado a otra prostituta por tener dos relaciones aunque ella sólo se brindó a hacer uno. La policía lo arrestó cuando tenía los pantalones bajados.

El implicado se enfrenta en total a 13 años de cárcel por agresión sexual y robo con intimidación. El acusado declaró en inglés y un intérprete le tradujo ante el tribunal.

Amenazada con una navaja

La víctima, de origen africano, declaró como testigo protegida tras un biombo. Relató que negociaron un solo servicio por 20 euros pero, sorpresivamente, el hombre quiso tener un segundo servicio y «me apuntó con una navaja pequeña en el pecho y dijo que me iba a matar, tenía miedo». Tras culminar el segundo acto «me trató como a una cualquiera». «Pensaba que soy negra y esto no me podía estar pasando, le decís que no me hiciese daño pero el se mostraba muy prepotente». El hombre se llevó 20 euros que le había robado y otros 10 que tenía ella. La víctima vio a unos barrenderos y corrió a pedir ayuda pero «no me hicieron caso». Un amigo explicó que le ayudó a peinar el barrio en busca del agresor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

«Soy un hombre y necesito sexo», dice el ghanés acusado de violar a una prostituta