El contenedor de Cesantes será un vestuario de mariscadoras y una caseta turística náutica

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera REDONDELA / LA VOZ

VIGO

El contenedor está ubicado en la playa de Cesantes y ha originado controversia entre los vecinos de la parroquia.
El contenedor está ubicado en la playa de Cesantes y ha originado controversia entre los vecinos de la parroquia. xoán carlos gil

El consejo parroquial debate sobre si la ubicación actual es la más idónea

12 nov 2014 . Actualizado a las 09:33 h.

El gobierno local modificará la ordenanza de quioscos para que el contenedor se pueda emplear en actividades relacionadas con mar. Durante el verano podrá usarse como caseta turística y en los meses que no son estivales podrá ser utilizado como vestuario de mariscadoras, tal como propuso la asociación de vecinos de Cesantes. «Estamos redactando los pliegos técnicos y administrativos para que a través de un procedimiento abierto de adjudicación, se pueda regular e la explotación de servicios durante la temporada playera», explica la edila Ana Alonso.

El concurso de explotación recogerá las características de los quioscos, de las tumbonas, hidropedales, parasoles, y permitirá la apertura de estands para escuelas de deportes náuticos en Cesantes y Chapela. Los vecinos de Cesantes celebrarán hoy un consejo parroquial para debatir sobre la ubicación idónea de un contenedor de un mercante, situado junto a la playa. El emplazamiento actual no gusta a muchos.

Su origen se remonta a un curso para formar a técnicos turísticos, dirigido a parados. La empresa que impartió las clases, patrocinadas por la concejalía de Desarrollo Local, dejó un enorme recipiente de hierro con los materiales. El Concello lo compró por cinco mil euros. Debido al impacto que causaba fue recubierto de madera para disimularlo y respetar el medio ambiente y el entorno de la ensenada de San Simón.

La ubicación de este gigantesco artefacto ha generado desencuentros con los residentes. El Concello asegura que la instalación es idónea, según la normativa de seguridad marítima, ya que está enfrente de la zona por la que tienen la salida al mar las embarcaciones náuticas. Y además está plantado en un sitio que evita molestias a los usuarios de la playa.

La concejala Ana Alonso señala que «se explicó a los vecinos de Cesantes por qué se había elegido de esta ubicación así como la intención del Ayuntamiento de fomentar el turismo y poner en valor la playa, que obtuvo este año la bandera azul, y crear empleos relacionado con los deportes náuticos».

El BNG y AER revisaron el expediente y comprobaron que el Concello tenía las autorizaciones de la demarcación de Costas y de la Consellería de Medio Ambiente.