La plantilla de Pórtico achaca a una mala gestión la liquidación de la empresa

Piden al administrador concursal que les explique la situación real de las cuentas


Redacción / La Voz

La plantilla de Pórtico achaca la entrada en liquidación de la empresa a una mala gestión y «una mala previsión de ventas», según denunció ayer el portavoz del comité, Ángel Soto. «En vez de plan de viabilidad lo que hicieron fue un plan de intenciones», dijo. Pero dejó claro que, aunque se estaba encendiendo alguna luz roja -no han cobrado la paga extra de septiembre-, nunca se imaginaron que la dirección pudiera tomar una decisión así justo en el arranque de la campaña de Navidad.

El comité pidió una reunión urgente con los administradores concursales, con el fin de conocer la situación real de las cuentas y, sobre todo, el futuro que les espera. «De momento, estamos trabajando con normalidad». Un encuentro que se celebrará hoy.

Lo que sí se sabe por el auto judicial es que Pórtico pidió la liquidación ante la «imposibilidad de dar cumplimiento al convenio» suscrito el pasado 2 de junio, y que ahora se abre un plazo de quince días para que la administración concursal presente un plan de liquidación que, siempre que sea factible, contemplará «la enajenación unitaria del conjunto de los establecimientos, explotaciones y cualesquiera otras unidades productivas». Por su parte, los acreedores disponen de diez días para realizar alegaciones para reclamar la declaración de concurso como culpable.

Según los trabajadores, en el almacén central de Mos hay mercancía suficiente para las ventas de tres meses. Lo que no saben es de quién es dicha mercancía, si de Pórtico o de Dayaday, ahora en manos del grupo Tous, que les ha contratado la logística. O incluso de Gordon Brothers, el fondo americano que inyectó dos millones de euros en la compañía el pasado mes de agosto, cantidad que no podía tener otro destino más que la compra de mercancía.

Soto explicó que Pórtico necesita un millón de euros al mes solo para cubrir gastos, lo que provocó que desde el primer momento la dirección tuviera problemas para hacer frente a las obligaciones derivadas del concurso, pese a que los acreedores, que asumieron una quita de la mitad de la deuda, no empezarían a cobrar hasta junio del 2016.

También Hacienda, la Seguridad Social y el Fogasa aceptaron aplazamientos, si bien en los tres casos el compromiso pasaba por empezar a realizar aportaciones desde el minuto uno. Fuentes cercanas a la empresa señalan que, en buena parte, es ahí donde ha radicado el problema. «No pudieron abarcarlo todo», señalan dichas fuentes.

El comité recuerda que, además de los dos millones de Gordon Brothers, once nuevos socios pusieron otros 2,5 millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La plantilla de Pórtico achaca a una mala gestión la liquidación de la empresa