Comuneros de Gondomar cultivan setas chinas para generar empleo

Monica López Torres
mónica torres GONDOMAR / LA VOZ

VIGO

El hongo ha sido inoculado en 300 troncos procedentes de una poda de limpieza del mismo monte comunal.
El hongo ha sido inoculado en 300 troncos procedentes de una poda de limpieza del mismo monte comunal. xoan carlos gil

La plantación de Couso se ha conseguido con microcréditos de vecinos

14 sep 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Los comuneros de Couso venderán en enero su primera producción de setas chinas procedentes del monte de Gondomar. Han decidido cultivar Shiitake sobre madera en su cruzada por defender un uso multifuncional del monte generando nuevos puestos de trabajo y fórmulas de ingresos económicos. El origen de este hongo, Lentinula edode, se sitúa en la China de hace 1.000 años, aunque la tradición lo remonta hasta la dinastía Ming, que ya conocería sus cualidades gastronómicas y su potencial terapéutico.

Su traducción al español es el de seta deliciosa. Su nombre viene dado porque solía aparecer en el tronco del árbol del Shii (Castanopsis cuspidat), un ejemplar nativo de la zona asiática de Japón y Corea pero en Couso la van a producir sobre robles y castaños, explica el presidente de la comunidad de montes, Xosé Antón Araúxo.

«O camiño foi longo», asegura el representantes de los comuneros. No lo hicieron público hasta ayer, pero presentaron el proyecto por primera vez en julio del 2011 ante la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural en busca de financiamiento. Los trámites burocráticos dilataron la consecución de la subvención hasta el pasado 15 de julio. La Xunta financia, con fondos europeos del Plan Leader, el 30 % de los 30.000 euros con los que arranca su proyecto.