El escarabajo rojo ya ha destruido treinta de las 400 palmeras de Gondomar

Monica López Torres
Mónica Torres GONDOMAR / LA VOZ

VIGO

El origen del foco en Galicia está en viveros de Borreiros

17 ago 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El insecto más dañino para las palmeras en todo el mundo ha matado ya a más de una treintena de ejemplares en Gondomar. En la villa se detectó el primer foco de picudo rojo en Galicia a finales del 2012 y, a día de hoy, el escarabajo ha mermado ya en un 7 % su población local, cuantificada en unos 400 ejemplares. El edil de Medio Ambiente, Juan Carlos González Camesella, explicó ayer que, aunque durante semanas parecía que se había frenado la propagación, hay ya otros tres árboles sentenciados.

Su estado de infestación obliga a cortarlos pero, como están en fincas particulares, hay que esperar a localizar a los dueños e informarles de la situación. Los propietarios son los que deben asumir el corte siguiendo el protocolo que ha establecido la Xunta para intentar erradicar el temido insecto. El Concello de Gondomar colabora con la Administración autonómica y también apoyan con medios materiales la retirada de los árboles cuando los vecinos lo requieren, aunque sea de competencia particular.

No se ha confirmado aún cómo llegó a Galicia el Rhynchophorus ferrugineus, que ha causado estragos en toda la costa mediterránea de Europa, pero el plan de acción para el control del picudo rojo activado por Medio Rural prioriza una hipótesis: «El origen del foco, en Gondomar, no se puede determinar, aunque puede deberse al movimiento de material vegetal infestado porque a 300 metros de donde se detectó el primer caso hay viveros», recoge el informe de la Xunta. Los tres casos siguientes se detectaron en el mismo radio de influencia, en la parroquia de Borreiros.