El Concello de Vigo reconoce el colapso de las ayudas de emergencia

«Estamos absolutamente saturados», alega la concejala Abelairas

Protesta de Dereitos Sociais de Coia para agiliar las ayudas municipales de emergencia.
Protesta de Dereitos Sociais de Coia para agiliar las ayudas municipales de emergencia.

Vigo / La Voz

3.000 unidades de convivencia de la ciudad están pendientes de una pequeña ayuda municipal para pagar recibos de la luz, una compra de emergencia de alimentos o del alquiler que aleje la sombra de un desahucio, según denunciaba La Voz el pasado domingo con datos aportados por la Oficina de Dereitos Sociais (ODS) de Coia. Ayer la destinataria de la queja aceptaba el dato y reconocía que el departamento de Benestar Social que dirige corre riesgo de desbordarse.

«Estamos absolutamente saturados, y no es una excusa, es la realidad. Las trabajadoras sociales soportan una gran presión que en muchos casos les genera secuelas psicológicas y bajas», fue la justificación aportada por la concejala socialista Isaura Abelairas. De acuerdo con sus palabras, no parece que exista una solución a corto plazo para resolver la situación. Asume que «estas ayudas son una prioridad pues si a una familia le cortan la luz la crisis es total. Otras cosas pueden esperar, pero estas no», sin que sugiera por donde puede venir la solución.

Además de asumir la cifra de expedientes empantanados, la concejala criticó la denuncia de la ODS. «Nos hemos reunido con ellos muchas veces y juntos podríamos solucionar muchas cosas. Estando en contra es imposible y ellos conocen perfectamente los atrancos», aseguró en tono autojustificatorio.

En la misma línea, recordó el elevado presupuesto que el gobierno socialista destina a Benestar Social. «Nuestra implicación es total, aunque nunca es suficiente ya que hablamos de personas, de comer y dormir, pero todos los comedores sociales de la ciudad cuentan con nuestro respaldo económico», explicó.

No obstante, aunque no rebate las cifras y asume la crisis del servicio por la saturación de peticiones de ayuda, la concejala expresó su descontento con las críticas de esta asociación. «No se puede ser demagogos e ir solo a berrar, que expliquen la cantidad de veces que me reuní con ellos para mejorar la situación», clamó la dirigente socialista.

Respecto a la tensión que padece la plantilla de Benestar Social, declaró su «profunda admiración por las trabajadoras; tienen una gran categoría social y me quito el sombrero por lo que supone lidiar con las frustraciones de la gente que tienen enfrente». En base a todo ello pidió a los denunciantes que se impliquen en la búsqueda de una solución. «Es fácil ser solidario con el dinero de los demás», fue su conclusión, sin aclarar el alcance de la frase.

Por su parte, la ODS lleva mucho tiempo denunciando la falta de garantías y los retrasos de las solicitudes de ayudas de emergencia social.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El Concello de Vigo reconoce el colapso de las ayudas de emergencia