El violín se libera del corsé

La asociación Galicia Fiddle, creada en la E-Trad de Vigo, se propone popularizar entre los jóvenes el uso del instrumento de un modo más libre


vigo / la voz

El término fiddle para referirse a los instrumentos de cuerda -sobre todo el violín, pero también a otros-, es una denominación que no necesita explicación en medio mundo, de Norteamérica a Escandinavia, con especial arraigo en Irlanda y Gran Bretaña. «El instrumento es el mismo, el violín no cambia. A lo que hace es referencia al tipo de música popular que se ejecuta. Si coges un violín para tocar clásica eres un violinista, pero pero si tocas fiddle me estás diciendo que con él haces folk, blues, country, cajún, bluegrass, rock, ... música básicamente festiva, para bailar, no de concierto», explica Alfonso Franco, profesor de violín folk en la E-Trad, Escuela Municipal de Música Tradicional de Vigo, con sede en Artes y Oficios, donde tienen 50 alumnos «desde los 8 a los 78 años de edad».

Este viernes a las 19.30 horas saldrán de allí para celebrar el Día Mundial del Fiddle animando las calles del centro.

Franco es, además, presidente de la Asociación Galicia Fiddle, colectivo que germinó precisamente en este centro con la intención de dar un empuje al fiddle, engancharse a la red internacional. «Nosotros necesitamos incluso la explicación de qué es, pero en muchos países lo tienen clarísimo, ya que está muy extendido a nivel popular. Aquí la tradición que en tiempos se encargaban de transmitir los ciegos cantores de coplas, se perdió por completo», indica.

El objetivo de Galicia Fiddle es hacerse un hueco en un movimiento pujante a nivel mundial, enfocando sus esfuerzos hacia la base, es decir, los chavales, que son su objetivo principal. «En definitiva se trata de que agarren el violín, el chelo, la viola o el contrabajo no solo para tocar música culta, que también. Pero que sepan que además de lo que estudian para los exámenes en la enseñanza reglada hay más cosas que pueden usar, que sepan que pueden divertirse, disfrutar, tocar canciones de Rihanna, de Coldplay... cualquier cosa que les motive», añade. Y es que de los cientos de alumnos que pasan por los conservatorios, muy pocos acaban siendo violinistas profesionales y muchos arrinconan el instrumento. «En cambio, como el fiddle no requiere una técnica tan depurada, está al alcance de todos y es para toda la vida. Puedes ser biólogo o panadero y saber tocar un vals», explica.

Entre los que están en medio menciona a Ara Malikian. «Se sale, es un profesional de la música culta que hace una labor de difusión por la vía del desparpajo, pero es un fiddler en toda regla».

Para lograr los objetivos expresados, la principal actividad de la asociación, de la que también forma parte el ex Berrogüetto Anxo Pintos, es la de organizar cursos con algunos de los mejores maestros de todo mundo y el campamento de verano San Simón Fiddle. Tras esta siembra esperan crear en Galicia una nueva generación de violinistas y chelistas de música popular.

Este año tendrá lugar la tercera edición y la más ambiciosa. Hasta ahora eran 50 las plazas disponibles para niños de 8 a 17 años. La isla se llenaba con jóvenes de la comarca. Para la próxima, del 6 al 13 de julio, hay 100 plazas y una convocatoria con vocación internacional.

Para darle aún mayor empaque, la asociación trae de gira a Darol Anger, una de las grandes leyendas del violín americano. El intérprete y profesor de la Berklee College ofrecerá nueve conciertos junto a la cantante country Emy Phelps y varias clases magistrales en la comunidad. En Vigo estará el 22 de mayo con una masterclass en la E-Trad y después una jam session en O Lagarto Pintado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El violín se libera del corsé