El metal gallego redirige su negocio a la energía eólica marina

Asime asegura que, una vez superadas las barreras comerciales, se podría estar trabajando de forma «inmediata»


VIGO

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime) organiza los próximos 10 y 11 de octubre la Primera Conferencia Internacional de Energía Offshore, a través de la cual se explorarán las oportunidades de negocio que ofrece el sector la eólica marina.

El portavoz de Asime, Enrique Mallón, defendió que este tipo de energía presenta «grandes posibilidades» para el sector metalúrgico gallego, tanto desde el punto de vista de participar en las fases de construcción de infraestructuras eólicas como en la construcción de buques encargados de la puesta en marcha y mantenimiento de parques.

Solo ocho empresas dentro

Mallón explicó que la presencia de empresas gallegas en este sector es por ahora incipiente, pues han entrado en él no más de 8 empresas y todas ellas de forma «testimonial», si bien ha explicado que la eólica marina está experimentando un crecimiento exponencial que la hace atractiva.

En ese sentido destacó que, en la actualidad, en Europa hay una potencia instalada de 6 gigawatios de eólica marina en 58 parques en 10 países. El 85 por ciento de la potencia está instalada en el Reino Unido, Dinamarca y Alemania y que el volumen de inversión estimado para la próxima década asciende a los 150.000 millones de euros.

Las previsiones en Europa pasan por ir creciendo en este tipo de energía hasta lograr los 40 gigawatios en 2020 y los 460 en 2050. Así, de mantenerse este ritmo, la quinta parte de los habitantes europeos en 2030 aprovecharían este tipo de energías.

Por otra parte, indicó que en Galicia existe gran experiencia en la eólica terrestre y que entre ésta y la marina existen grandes similitudes. En todo caso, indicó que la diferencia es que las torres tienen mucho mayor tamaño en la marina, llegando a una altura de 60 metros y cinco metros de diámetro.

El portavoz de Asime indicó que «lo difícil» es traspasar las barreras comerciales, pero que, una vez salvado ese obstáculo, desde Galicia se podría estar fabricando «de forma inmediata, después de la conferencia».

Buques para montar los parques eólicos

Enrique Mallón destacó que los subsectores que, dentro del metal, pueden participar en la cadena de suministro empresas de calderería pesada y ligera, de chorreado y pintura, de ingeniería, hidráulicas, neumáticas, de soldadura y de electricidad, además de astilleros y auxiliares del naval.

Sobre estas últimas, destacó que «prácticamente todos los astilleros» de la comunidad pueden construir buques para puesta en marcha y mantenimiento de parques y que, hasta ahora, el de la energía eólica marina es un segmento en el que el naval gallego todavía no ha participado.

De igual modo, destacó que, por sus dimensiones, Navantia sería un astillero «ideal» donde construir las torres y que Galicia cuenta además con instalaciones portuarias adecuadas, como pueden ser los casos de Vigo y A Coruña.

Conferencia del sector

En cuanto a la conferencia, que se desarrollará los días 10 y 11 en la sede viguesa de Asime, Mallón destacó que reunirá a «gurús» en la materia a nivel español y europeo, con presencia de empresas como Gamesa, Siemens, Acciona Energía, Navantia, Metalships e Iberdrola.

Entre otros asuntos, se abordarán las oportunidades de negocio para la industria gallega, la energía offshore en Europa del Norte, en el Reino Unido y la industria francesa de las energías renovables marinas.

Además, en el transcurso de la conferencia se presentará el Grupo Gallego de Energía Offshore, creado en enero de este año y que está compuesto por astilleros, auxiliares, empresas de ingeniería y puertos. En el grupo hay una docena de empresas, si bien está abierto a nuevas incorporaciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

El metal gallego redirige su negocio a la energía eólica marina