Situación inédita en Vigo: ya hay más emigrantes que inmigrantes

Las crisis hizo que se fueran 16.500 personas, 3.000 el año pasado

Una empresa alemana dio este verano en Vigo una charla para los interesados en emigrar
Una empresa alemana dio este verano en Vigo una charla para los interesados en emigrar

Vigo*+Vigo

La crisis está mudando la dinámica migratoria viguesa de manera radical. De ser una ciudad con notable capacidad de atracción para nuevos residentes, tanto sobre el resto de Galicia como en otras comunidades o el extranjero, Vigo ha pasado a ser, junto a Ferrol, la única urbe que el año pasado sumó ya más emigrantes que inmigrantes.

Solo Lalín y Oleiros cerraron el 2012 en Galicia con un saldo migratorio negativo mayor que el de Vigo, tal y como certifica el Instituto Galego de Estatística. El año pasado se fueron de la ciudad al resto de España u otros países un total de 3.166 personas y de dichos destinos solo llegaron para residir en Vigo otras 3.059.

Aunque el saldo migratorio sea por tanto negativo en solo 107 personas, la cifra es la primera a la baja que se consigna desde el 2002, año en el que el IGE empezó a contabilizar la evolución migratoria por municipios. El contingente perdido contrasta aún más por el hecho de que hace tan solo siete años llegaban a Vigo 2.623 emigrantes más que los residentes que la abandonaban para probar suerte en el extranjero u otras comunidades autónomas.

La emigración externa viguesa, eso sí, no ha crecido respecto a años anteriores, es más, fue el año pasado la más baja desde el 2006. De hecho cayó tanto la que puso rumbo al extranjero (222 menos que el año anterior), como la que se dirigió al resto de España (-99), o incluso a otros puntos de Galicia.

Efecto de la crisis

Pero a pesar de verse reducidas las salidas, aún lo hicieron más las llegadas de nuevos habitantes. Del extranjero vinieron 447 personas menos; de otras autonomías 185 también por debajo, y del resto de Galicia 495 inmigrantes menos que un año antes.

Desde que comenzó la crisis en el 2008, se han ido de Vigo 16.469 habitantes fuera de Galicia, contingente que llega a 20.745 si se suma los que cambiaron de municipio pero sin abandonar la comunidad.

La realidad de la comarca tampoco es mucho mejor que la de la ciudad, ya que también por primera vez presenta un saldo negativo, al irse 305 personas más que las que llegaron. Baiona, Fornelos, Gondomar, Mos, Nigrán, Pazos de Borbén, Redondela, Salceda y Soutomaior se han visto arrastradas por el mismo efecto migratorio, y solo O Porriño ha seguido incorporando nuevos vecinos llegados de fuera de Galicia, aunque solo un año antes vivía la situación contraria.

También ha retrocedido en su censo por el efecto de la emigración la comarca de O Baixo Miño, mientras que O Morrazo, Paradanta y O Condado suman más vecinos recién llegados que residentes han optado por emigrar.

Se van más menores

En cuanto a las edades de los emigrantes que han salido de Vigo en el último año, destaca de manera especial el hecho de que haya repuntado únicamente el grupo de los menores de 16 años, pasando de 983 a 1.090 los niños y jóvenes que dejaron la ciudad para trasladarse con sus familias a otras comunidades o al extranjero.

Los demás grupos de edades han disminuido desde el inicio de la crisis, siendo el más numeroso el de 30 a 50 años, del que se marcharon el último ejercicio 3.489 censados en Vigo, por 1.736 de 16 a 29 años y 1.127 de más de 55.

El grupo de inmigrantes que más desciende es en cambio el que abarca de 30 a 54 años, que sumó 3.489 al censo de residentes, y que es el que fundamentalmente se mueve por la consecución de un puesto de trabajo. El segundo mayor grupo de aportación de nuevos vecinos fue el de 16 a 29 años, que trajo a 1.736 residentes, mientras que ya bajó a 1.090 el de niños y a 1.127 el de mayores de 55.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Situación inédita en Vigo: ya hay más emigrantes que inmigrantes