El comité de Povisa acusa a la Xunta de desentenderse de lo que les pase a los pacientes

Durante la huelga indefinida que se iniciará el día 19 las únicas consultas que funcionarán con normalidad serán las de oncología


«A la delegada de la Xunta parece que no le preocupa lo más mínimo lo que pasa con los pacientes en Povisa». La portavoz del comité de empresa, Chus Neira, volvió a pedir hoy la mediación del Ejecutivo de Feijoo en el conflicto del hospital que, dijo, trasciende de lo laboral porque afecta a los usuarios. «Es un tema grave que repercute en la calidad asistencial porque ha habido reducciones de jornada y cambios de turno», aseguró al término de una reunión que el comité mantuvo con el alcalde, a petición de este para interesarse por la situación.

Los trabajadores de Povisa están convocados a una huelga indefinida a partir del próximo día 19, medida de presión con la que pretenden desatascar la negociación colectiva y, sobre todo, denuncian la aplicación del convenio provincial del ramo desde el 24 de julio, lo que implica reducciones salariales que van del 40 al 50 %. «Perdemos prácticamente toda la parte social. Es vergonzoso que ni la Xunta ni el Sergas intervengan. Es un conflicto en el que tienen que implicarse porque Povisa recibe dinero público y tienen que saber adonde va a parar», sostiene Neira, que defiende que los primeros destinatarios tienen que ser los usuarios, después los trabajadores y no «única y exclusivamente la dirección». De acuerdo con los servicios mínimos fijados, las únicas consultas externas que funcionarán con normalidad serán las de oncología. También cerrarán quirófanos y rehabilitación.

El alcalde, por su parte, que calificó de «intolerable» que una demanda laboral pacífica se encuentre con una intervención policial como respuesta, reclamó a la Xunta que intervenga en el conflicto. «Es la responsable de la atención sanitaria de los 80.000 vigueses adscritos al hospital. Tiene que paralizar la huelga», aseveró.

Votación
8 votos

El comité de Povisa acusa a la Xunta de desentenderse de lo que les pase a los pacientes