Los hospitales de Vigo activaron un plan de emergencia pero no recibieron pacientes

La avalancha de solidaridad obliga a cerrar durante unos días el centro de donaciones del Nicolás Peña, saturado

Un cartel advertía ayer en el Nicolás Peña de que las donaciones estaban paralizadas.
Un cartel advertía ayer en el Nicolás Peña de que las donaciones estaban paralizadas.

Vigo / la voz

Un emocionado silencio abrazaba el Hospital Nicolás Peña el miércoles por la noche, pocas horas después de que la tragedia desembarcase en Santiago. Los coches entraban en silencio y los conductores hablaban con un hilo de voz con el personal que trataba de ordenar el aparcamiento. Pasaba la medianoche y la cola en torno al viejo hospital municipal era conmovedora. Y silenciosa. Un joven charlaba con alguien por teléfono y su tono de voz, que habría pasado desapercibido en cualquier otro momento, atraía las miradas.

«Vengo del concierto de Melendi y allí nadie tenía ni idea», resumía una joven, que se fue corriendo a donar sangre en cuanto un mensaje de móvil le advirtió de lo que ocurría. Melendi todavía cantaba en Castrelos. En torno a las doce y media en la cola se fue corriendo la voz: solo podía donar la gente con tarjeta de donante y con grupo de sangre 0 negativo. Hubo una desbandada. «Ya vendré otro día», comentaron muchos. Más tarde llegó una unidad móvil que estuvo apoyando al personal de extracciones durante buena parte de la noche para conseguir más sangre.

El Centro de Transfusión de Galicia (CTG) ordenó parar las donaciones ante la avalancha de solidaridad. Por la mañana, de hecho, el centro de donaciones vigués estaba ya «cerrado por saturación», tal y como reconocía un cartel en la puerta. Y así permaneció todo el día.

Eso no impidió que durante toda la jornada hubiese un incesante goteo de ciudadanos que se sintieron movidos a donar sangre y se fueron acercando al centro sanitario de la calle Camelias, conocedores del llamamiento masivo que había hecho la Xunta, especialmente para los donantes universales, del grupo 0 negativo. A todo el que acudió se le advirtió que en los próximos «cinco o seis días», según el relato de varios, sí iba a ser necesario que fuesen de nuevo por allí.

Las donaciones que se recogieron se enviaron a Santiago, como siempre, desde donde se distribuye para toda Galicia. Los hospitales públicos de Vigo no pudieron ayudar más en la tragedia.

Según explican fuentes sanitarias, el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) estuvo preparado para recibir víctimas del accidente. Se reservaron camas de críticos por si la situación del Clínico de Santiago obligaba a derivar pacientes a Vigo. En toda la red del Sergas se activó un plan de emergencia y los centro sanitarios pusieron sus recursos a disposición de la gerencia sanitaria de Santiago de Compostela. Pero los hospitales públicos de Vigo no recibieron finalmente a ningún paciente víctima del accidente del tren.

Fuentes de Povisa también confirman que el hospital concertado no recibió a ningún afectado por la tragedia, a pesar de que se difundieron especulaciones que decían que había varios pacientes en la unidad de quemados.

Lo que sí es previsible es que la ola de solidaridad continúe.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Los hospitales de Vigo activaron un plan de emergencia pero no recibieron pacientes