Los libreros plantean trasladar la Feria del Libro al Casco Vello

Begoña Rodríguez Sotelino
B. R. Sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO

<span lang= es-es >La última sesión de firmas</span>. José Manuel Ledo, autor de la novela As Pontes do Ego Sum, cerró el programa de firmas en la feria. Su libro, editado por Ir Indo, empieza a situarse en las listas de ventas en lengua gallega y ya va por su segunda edición en menos de seis meses.
La última sesión de firmas. José Manuel Ledo, autor de la novela As Pontes do Ego Sum, cerró el programa de firmas en la feria. Su libro, editado por Ir Indo, empieza a situarse en las listas de ventas en lengua gallega y ya va por su segunda edición en menos de seis meses. óscar vázquez

El certamen cerró sus puertas sin subir sus ventas por el calor extremo

08 jul 2013 . Actualizado a las 14:42 h.

La edición número 39 de la Feria

del Libro de Vigo cerró ayer sus puertas en la Plaza de Compostela. El director del certamen en Vigo, Xurxo Patiño, indicó que aunque al principio la afluencia de público fue notable, tanto en las visitas a las casetas, como en las actividades con los autores o con el Festival de Literatura Infantil e Música Lemos, Cantamos, Gozamos, la ola de calor, que llegó a los tres días de la inauguración del certamen perjudicando sus resultados. El profesional indica que «foi moi duro. A última hora da tarde era cando tiñamos algo de xente, pero a loita contra as fins de semana era algo imposible, xa que a xente, ademáis, a xebte tiña moitas ganas de praia despois dun inverno tan longo».

La feria viguesa tuvo este año 16 casetas, dos menos que el pasado y aprovechando esta circunstancia se trató de cambiar la ubicación de las mismas situándolas mirando hacia dentro de la plaza en vez de al lado de la carretera. Sobre esto, Patiño indica que la Consellería de Cultura, que es la organizadora, estaba de acuerdo, pero el Concello de Vigo, no. Y como los libreros prefieren estar al lado del tráfico para que se les vea más, dejaron las cosas como estaban aunque recuerda que su colocación original era la que aprovechaba el entorno más amable y menos ruidoso del parque.

Los libreros consideran que ya que su actividad se encuentra en un momento de impás, quizá sea el momento de cambiar la tradicional ubicación en la Alameda, ya no tan transitada como en otros tiempos, por otro espacio con más vida y entre ellos una de las alternativas que más apoyos tiene es el Casco Vello vigués.