Pórtico no logra refinanciar 43 millones y entra en concurso

La falta de un acuerdo con los bancos acreedores fuerza al gigante gallego de la decoración a esta decisión


Vigo

«Lo intentamos por activa y por pasiva, pero no hemos logrado llegar a un acuerdo con los bancos para refinanciar la deuda». Así resumía ayer el director de Pórtico, Emilio Castro, los motivos que han llevado a la empresa con sede en Mos (Pontevedra) a presentar concurso de acreedores voluntario. El viernes mantuvieron un último encuentro con los representantes del pool bancario -NCG, BBVA, Santander, Sabadell, Banesto, Bankinter, Popular y La Caixa-, y el lunes llegó la respuesta definitiva: «No».

El grupo Pórtico acumula una deuda que ronda los 43 millones de euros, de los que prácticamente 40 corresponden a los bancos. La empresa les pidió dos cosas: tiempo -en concreto dos años, para empezar a devolver el dinero- y un nuevo crédito de 2,5 millones de euros para garantizarse el normal funcionamiento de la empresa. A cambio, puso sobre la mesa una serie de garantías. La propuesta fue rechazada. La dirección de la firma entendió que no había otro camino que el de la suspensión de pagos, que presentó a mediodía del martes en los juzgados de Pontevedra.

Un paréntesis

Emilio Castro espera y desea que se trate de un paréntesis en una dilatada trayectoria empresarial de 47 años. «Es nuestro proyecto familiar de vida», asegura. Explica que en la nueva etapa que ahora se abre su intención es ponerse a disposición del administrador concursal que nombre el juez «y trabajar lo que haga falta para tratar de conseguir un convenio lo antes posible».

El grupo Pórtico cuenta con una plantilla de 600 trabajadores, de los que más de la mitad se concentran en la provincia de Pontevedra, especialmente en Mos, donde, además de las oficinas, está ubicado el almacén central. Fue precisamente a raíz de la robotización de dicho almacén cuando empezaron los primeros problemas económicos de la empresa. La inversión, cifrada en 20 millones de euros y acometida sin ningún tipo de ayuda pública, se proyectó en el 2003, después de una década con la curva de ventas al alza. Pero la obra no finalizó hasta el 2008, justo cuando se iniciaba la pendiente de la crisis.

Los números dejaron de cuadrar, ya que los más de 105 millones de euros que facturaron en el 2007 -en 1993 la cifra de negocio, aún en pesetas, era 120 veces menor- empezaron a menguar hasta llegar a los 68 del pasado ejercicio.

Pórtico es una empresa mayorista que, al margen de su red de tiendas propias en Galicia y Madrid y algunas franquicias en América, vende a comercios de toda España, Italia y Portugal. En total, contabiliza 2.000 clientes. Emilio Castro explica que no ha sido ajena a la difícil situación económica por la que atraviesan el hecho de que su radio de acción se sitúe justamente en los países más azotados por la crisis. «Estamos en el centro del tsunami», afirma.

ERTE y bajada salarial

En un intento de evitar lo que, a la postre, se ha revelado inevitable, el pasado mes de septiembre Pórtico abrió una negociación con el comité de personal que se tradujo en la solicitud de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) acompañado de una reducción de salarios del 7,5 %. David Vales, presidente del comité, explica que las medidas fueron aprobadas por la mayoría de los trabajadores, a través de voto secreto y en urna. A día de hoy, a la plantilla se le adeuda la paga de marzo y la nómina de mayo -una media de 1.800 euros por persona-, que Emilio Castro confía en abonar en breve.

No quiere el director de la firma dejar pasar la oportunidad de expresar su agradecimiento «a toda la gente que nos ha ayudado a llegar hasta aquí, empezando por los trabajadores», dice.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos

Pórtico no logra refinanciar 43 millones y entra en concurso