Alemania paga un proyecto vigués que los recortes dejaron sin fondos

El grupo Cima construye el calorímetro del acelerador de partículas

Vilán ha tenido que prescindir de parte del equipo hasta que vuelva a haber fondos.
Vilán ha tenido que prescindir de parte del equipo hasta que vuelva a haber fondos.

vigo / la voz

Las tijeras de los recortes han puesto en peligro la continuidad de un proyecto en el que participa la Universidad de Vigo a través de Cima, el grupo de investigación que lidera el profesor José Antonio Vilán. La frenada en seco del trabajo sería una de tantas, obligada por la falta de fondos, si no fuera porque afecta a un proyecto mundial de investigación en física fundamental de la envergadura del acelerador de partículas pesadas que se está construyendo en la ciudad alemana de Darmstadt.

La tarea que tienen encomendada los científicos vigueses no es precisamente menor, ya que son los encargados de la parte mecánica del calorímetro, esto es, el corazón del acelerador, en cuyo interior se produce el impacto nuclear. El grupo de física nuclear de la Universidad de Santiago se encarga de la coordinación y el diseño.

Alemania, que es la que corre con el 75 % de la inversión, cifrada en 1.200 millones de euros, ya ha confirmado que está dispuesta a pagar la factura que le correspondería a España porque no puede permitirse retrasos, «y ya estamos fuera de plazo», señala José Antonio Vilán, que explica que pidieron 1,5 millones, «pero apenas nos han dado 30.000 euros».

Añade que el compromiso español con FAIR -siglas de Facility for Antiproton and Ion Research- terminó siendo solo verbal, ya que la firma quedó pendiente en su día y ahora, en vista de la situación económica, parece que se ha negado a estamparla. Ese es el motivo por el que la bandera española también ha desaparecido de la página web en el apartado de los partners. Sí están, junto a la alemana, las de Eslovenia, Finlandia, Francia, India, Polonia, Rumanía, Rusia y Suecia. «Una verdadera pena, e incluso una vergüenza», sostiene el profesor Vilán, que hace suya la carta remitida por 26 investigadores al Ministerio de Economía y Competitividad, en la que transmiten su «preocupación» por una serie de cuestiones que afectan al desarrollo de su trabajo.

El de la docena de investigadores de la Universidad de Vigo se ha atascado en la construcción del calorímetro de demostración. Se trata de un aparato de prueba que, de cumplirse finalmente los plazos, tendría que empezar a funcionar en el 2014. Ya se realizó con éxito una primera fase, consistente en la construcción a escala de un pequeño aparato en el que se realizaron los primeros ensayos con los cristales que llevará en su interior y que están valorados en seis millones de euros.

Aún queda una tercera fase, la última, que es la construcción del calorímetro definitivo, que tendrá que estar rematado antes del 2018. El coste total del aparato está presupuestado en 25 millones de euros.

El acelerador de partículas alemán tendrá una potencia similar al CERN suizo. La diferencia es que mientras éste ensaya con partículas ligeras, el primero lo hace con partículas pesadas, mucho más fáciles de acelerar. Dicha aceleración se producirá en los ocho anillos subterráneos de 1,1 kilómetro de circunferencia que se están construyendo en Darmstadt.

En total, en FAIR están trabando 3.100 científicos de medio centenar de países. El proyecto nace para dar respuesta preguntas como dónde y de qué forma se crean en el universo los elementos químicos presentes en la Tierra, así como entender la naturaleza de la fuerza que mantiene unida la materia a nivel subatómico. «Podremos saber qué hay en el interior del sol», asegura Vilán.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Alemania paga un proyecto vigués que los recortes dejaron sin fondos