Los palangreros piden que se cree un certificado que acredite que cumplen con el reglamento de aletas adheridas

El secretario general de Pesca se compromete a ser riguroso en el control de flotas de terceros paíes para evitar competencia desleal


La flota de palangre de superficie trasladó esta mañana al secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, la necesidad de crear un certificado que acredite el cumplimiento de la nueva normativa sobre aletas adheridas, de forma que se pongan en valor en el mercado internacional las capturas de la flota europea en general y española en particular, las única que garantiza que no se cortan las aletas de tiburón y se tira al mar el resto del cuerpo. Los armadores realizaron la petición en el transcurso de un encuentro celebrado en Vigo con ocasión de la presentación de sendas auditorías energéticas realizadas en palangreros y arrastreros. Los cerca de 60 buques auditados demostraron que el ahorro en esta materia puede situarse entre el 20 y el 40 %, una cifra suficientemente importante como para realizar las adaptaciones necesarias, máxime teniendo en cuenta que Bruselas puede aportar la mitad de su coste.

Los armadores han pedido a Domínguez la mayor colaboración posible para lograr que la adaptación del reglamento sea lo menos traumática posible, y que haga todo lo que esté en su mano para que se extienda la obligación de descargar los tiburones con aletas adheridas en todas las organizaciones regionales de pesca y, así, la pérdida de competitividad. Domínguez se comprometió a ser «riguroso» en la aplicación del control a las flotas de terceros países que realicen descargas en España para evitar la competencia desleal.

El presidente de Cepesca, Javier Garat, afirmó que la nueva normativa, que se prevé que entre en vigor a finales de este mes o principios de marzo, tendrá consecuencias económicas negativas para la flota. Cifró las pérdidas que supondrá la aplicación del reglamento entre 9 y 14 millones anuales para las flotas española y lusa. Por su parte, el presidnete de Anapa, Claudio Fernández, aseguró que la situación del pez espada ha puesto a las empresas «al límite de la rentabilidad» al tener unas precios en primera subasta muy por debajo de la media habitual, con contizaciones que se mantienen por debajo de los 5 euros el kilo. También muy bajo está siendo, según Garat, el precio de las aletas, que no superan los 6,70 euros el kilo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los palangreros piden que se cree un certificado que acredite que cumplen con el reglamento de aletas adheridas