Povisa implanta en cada cama un ordenador con el historial médico

Los pacientes pueden navegar por Internet, llamar y ver la televisión


VIGO / la voz

Cada cama del Hospital Povisa tiene ya un ordenador desde el que el paciente puede acceder a Internet, ver la televisión, escuchar la radio y hacer o recibir llamadas; y desde el que el personal sanitario puede acceder al historial clínico del paciente y a las pruebas diagnósticas que se le practican en el hospital. Los nuevos dispositivos suponen un enorme cambio en las comodidades de los enfermos hospitalizados; pero son toda una revolución para el trabajo del personal sanitario. Los ordenadores tienen sistemas de alertas para la interacción de fármacos de los enfermos, permiten prescribir medicinas electrónicamente, calcular la dosis de medicamentos según el peso del enfermo o cubrir los formularios de observación del paciente. «Ponemos la información médica a pie de cama», resume el consejero delegado de Povisa, José Bernardo Silveira.

En total, el Hospital Povisa ha implantado 364 ordenadores tipo tableta. Se trata de pantallas multitáctiles de 21 pulgadas. Están sujetas a la pared, detrás de la cama, por un brazo articulado que, además, está diseñado para que si un paciente se cuelga de él no se caiga. El paciente puede pagar un bono de seis euros al día para navegar por Internet y ver la televisión. También tiene la opción de solo televisión.

Accede al dispositivo gracias a una tarjeta. Los profesionales lo utilizan de la misma manera: introducen una tarjeta y acceden a toda la información del paciente. De este modo, no tienen que llevar ningún papel en su trato con el paciente. Las placas, los electrocardiogramas, los ecocardiogramas y todas las pruebas se pueden ver en la pantalla y se acerca, a modo de zoom, pellizcando con dos dedos, igual que en las tabletas o teléfonos smartphone. «Por poner un ejemplo, el año pasado generamos 17 millones de imágenes», dice el director de Planificación y Sistemas del centro sanitario, Andrés Marcuño. Todo ese volumen de papel desaparece.

«Este es el único terminal a nivel mundial para temas clínicos», abunda. Lo han bautizado como TIM (Terminal Integrado Multifuncional) y el software se llama Programa Paciente. La integración con el Ianus, el programa del Sergas de historia clínica, es total.

800 médicos y enfermeras ya tienen acceso a la información y el hospital tiene previsto habilitar también a auxiliares de clínica o camareras. Solo la instalación de los monitores ha costado al hospital 1,7 millones de euros. Desde el centro no quisieron revelar la inversión total, incluyendo otro hardware y el desarrollo del software. La Xunta subvencionó una parte. El desarrollo de la parte de ocio corrió a cargo de la empresa Quantion y el de la parte médica, de los profesionales de Povisa. El proceso ha durado dos años.

Votación
17 votos

Povisa implanta en cada cama un ordenador con el historial médico