García Costas aparta a Viñas y toma el mando de Barreras

El consejo de administración aprobó una redistribución de poderes


vigo / la voz

José García Costas toma el mando de Barreras. Ahora también oficialmente. En una reunión celebrada el pasado viernes, el consejo de administración del astillero acordó abordar una redistribución de poderes. El resultado de dicho acuerdo se traduce en que el todavía presidente del consejo, Jose Francisco González Viñas, queda definitivamente apartado de la administración de la factoría. García Costas formará tándem con Ignacio Sáez de Ibarra Trueba, con el que compartirá los poderes. Cualquier documento que se firme tiene que contar con su autorización. Los cambios se harán efectivos entre hoy y mañana, tras el preceptivo registro ante notario.

La operación aparta definitivamente a Viñas de la toma de decisiones a la que, por otra parte, ya había renunciado el presidente. Llegó a poner por escrito dicha renuncia, en la que también venía a admitir que su gestión no había sido todo lo eficaz que cabría esperar.

Fuentes conocedoras de los movimientos que García Costas, uno de los tres mayores accionistas de Barreras, está realizando en las últimas semanas aseguran que su desembarco oficial en el puente de mando tiene mucho que ver con las gestiones que, de forma discreta, lleva a cabo con los principales acreedores y, a través de terceros, con los representantes de los trabajadores, para tratar de alcanzar un acuerdo que permita dar luz verde al plan de viabilidad.

Quita del 80 %

El rechazo frontal que obtuvo por parte de todos los actores implicados, Xunta incluida, el documento presentado hace un mes, ha obligado a García Costas a cambiar de estrategia. Dicho documento enojó por igual a trabajadores y a acreedores, que lo consideraban más «un plan de choque-globo sonda» que una propuesta de debate mínimamente realista. A los primeros se les planteaba una reducción del 40 % de la plantilla, en tanto a los segundos se les pedía renunciar al 95% de la deuda, cifrada a día de hoy en 74.113.645 euros, y aceptar cobrar el 5 % restante en un plazo de 15 años.

Todo indica que las posturas han comenzado a acercarse. De hecho, los nuevos números que manejan fuentes vinculadas a las conversaciones que se están manteniendo son un máximo del 80 % de quita «siempre y cuando el 20 % se abone en no más de tres años».

Otra posibilidad que también se ha abordado es la de que alguno de los principales acreedores puedan recapitalizar parte de la deuda entrando en el accionariado, cuya mayoría estará en manos de José García Costas e Ignacio Lachaga.

Negocio

De forma paralela, García Costas y su equipo siguen trabajando de cara a tratar de garantizar carga de trabajo para el momento en el que Barreras pueda salir del concurso de acreedores, situación que pretenden superar antes del verano. Con ese fin viajaron ayer a Andalucía dos técnicos del astillero, para presentar una oferta por los buques que el cierre de Astilleros de Sevilla ha dejado sin hacer. Representan un bocado muy apetitoso en un momento en el que la ausencia de tax lease ha reducido la contratación a mínimos.

Los barcos sevillanos, en la actualidad propiedad del Banco de Santander, no precisan de dicha herramienta fiscal, lo que ha provocado que la práctica totalidad de constructores del país pujen por hacerse con el pedido, que también opta Vulcano.

La rebaja de la quita al 80 % permite acercar posturas con los acreedores

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos

García Costas aparta a Viñas y toma el mando de Barreras