La Universidad reduce un 10% las emisiones de CO2

Presenta mejores datos que otras instituciones españolas en los últimos tres años, a pesar de su lejanía de la ciudad


vigo / la voz

La Universidad de Vigo también se puede decir que piensa en verde, como lo demuestra el hecho de que ha logrado reducir su huella de CO2 un 10% en los últimos tres años, llegando la emisión al rededor de 22.500 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Un descenso incluso más elevado cuando lo que se valora son las emisiones por persona. «Se consiguió una reducción del 17%, un dato importante, pero que depende mucho de la concienciación de cada usuario», explica Nicolás Legido, unos de los encargados de recopilar los datos para hacer el primer estudio de la Universidad de Vigo sobre la evolución de las emisiones de carbono entre el año 2008 y el 2010.

La huella de carbono es el indicador que mide la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos de forma directa o indirecta. La Universidad de Vigo, muy sensible con este tema, lleva desde hace años aplicando medidas para paliar su impacto ambiental. Un trabajo que ya está dando sus frutos.

La Oficina de Medio Ambiente (OMA) es la encargada de elaborar este informe, del que se están ultimando los detalles para su próxima publicación. Precisamente, para predicar con el ejemplo y contribuir a ese continuo descenso de emisiones, tiene previsto editar el estudio en papel con un número muy limitado de ejemplares. Además, la mayor parte de su difusión se hará a través de Internet.

En desventaja

La Universidad de Vigo presenta mejores datos que otras universidades españolas, aunque no le ha sido una tarea fácil, habida cuenta de la gran desventaja con la que tiene que convivir: su situación geográfica. Está a 15 kilómetros de la ciudad y tiene un elevado número de alumnos, lo que determina que el 60% de las emisiones se produzcan por la movilidad. En este sentido, insiste Legido en las campañas de «Cheo por favor», para evitar que acudan mayor número de vehículos al campus y opten por utilizar más el transporte urbano.

Pero la Universidad de Vigo también destaca por su baja huella ecológica, un índice que mide el impacto ambiental generado por la demanda humana, teniendo en cuenta los recursos disponibles en el ecosistema y la capacidad de la tierra en regenerarlos. Con el 0,15 hag/per cápita, la institución viguesa está por debajo de la de Santiago (0,27), León (0,45) y la de Ontario, en Canadá (1,04).

Votación
10 votos

La Universidad reduce un 10% las emisiones de CO2