El Colegio de Arquitectos activa su relación con la sociedad viguesa

La entidad organiza un programa anual de exposiciones y charlas


vigo / la voz

A pesar de contar con uno de los más bellos edificios de nueva construcción en Vigo, la delegación viguesa del Colegio de Arquitectos de Galicia es un espacio prácticamente desconocido por la mayor parte de los ciudadanos. Solo los participantes en el incipiente botellón que se asientan en las escaleras de la plaza sacan partido de la reforma de la calle Doctor Cadaval lindando con la Porta do Sol. El cambio de presidencia en la entidad ya ha empezado a notarse, ya que la nueva directiva que encabeza Martín de Cominges quiere apostar por una mayor implicación con la sociedad.

Así, han diseñado una programación cultural que acerque el colegio a los ciudadanos. Una exposición abre el nuevo ciclo de actividades culturales que se van a desarrollar a lo largo del año. La primera de la serie prevista, inaugurada ayer, se titula Amósate a Ti Mesmo y presenta una iniciativa en la que los arquitectos colegiados en la sede viguesa del COAG se asoman a través de sus obras y trabajos a los ciudadanos y compañeros a través de una recorrido expositivo que se desarrolla por la sede del COAG de Vigo. La muestra, abierta hasta el 16 de febrero, se compone en total de 44 proyectos arquitectónicos firmados por colegiados vigueses.

Según explica José Villacé, presidente de la comisión de cultura, integrada por un equipo de diez personas, para empezar decidieron pedir a todos los arquitectos que quisieran, que enviaran sus proyectos. «Queríamos ofrecer una visión panorámica y real de lo que están haciendo actualmente los arquitectos en Vigo. Y por otra parte, también nos parecía interesante empezar con una exposición sencilla, pero que está muy bien», asegura.

En cuanto a la situación del sector, el colegiado cree que aunque atraviesan «una situación muy complicada en cuanto a volumen de trabajo, también es lógico redimensionar lo que estaba pasando antes de la crisis, aquel volumen tampoco era lógico», opina, «y ahora al menos por lo que hay que luchar es para que haya una continuidad. Ahora quizás se hacen obras más pequeñas, pero se abordan con más cariño», piensa en clave positiva.

Villacé manifiesta que, efectivamente, se ha producido un giro hacia la sociedad con la llegada de la nueva directiva, «y además en esta junta se ha creado un equipo que cuenta con una red de colaboradores fuerte, que trabaja codo con codo y que comparte un mismo ideario», asegura.

Talleres para niños

El presidente de la comisión de cultura explica en cuanto al programa de actividades que «nos gustaría tener al menos dos conferencias al mes y una exposición funcionando continuamente, que se pudiera renovar cada mes o mes y medio, además de ofrecer talleres infantiles en períodos vacacionales. Entre las próximas muestras previstas habrá una dedicada a Bar Boo y los premios Grandearea.

Además de la inauguración de la exposición, el Colegio de Arquitectos vigués también comenzó ayer a desarrollar la otra parte del calendario de actos programados. Paralelamente a la exhibición de trabajos arquitectónicos, los profesionales han pensado que podría ser interesante para el público organizar un ciclo de charlas. La primera corrió a cargo del estudio de arquitectura BMJ, que llevan las arquitectas Belinda Besada y Marister Faílde. Ellas, que el año pasado obtuvieron uno de los premios Grandearea por la reforma del estudio Chicoria, del grabador Xavier Sousa, estrenaron el ciclo de conferencias bautizado como Un Tras Outro, en el cual los estudios de arquitectura más destacados de la ciudad irán presentando su obra al público. Bajo el título Intervir no existente, Besada y Faílde describieron otras obras suyas, como la reforma del local Imaginarte, el edificio Garavilla do Centro Cívico de Teis y el jardín histórico de Castrelos, compuesto por una cinta guía que facilita el recorrido sensorial para personas con discapacidad visual.

Votación
13 votos

El Colegio de Arquitectos activa su relación con la sociedad viguesa