Carmen Kruckenberg desnuda su pasión por el jazz

VIGO

Carmen Kruckenberg ha desnudado también a las mujeres del jazz en su último libro.
Carmen Kruckenberg ha desnudado también a las mujeres del jazz en su último libro. xoán carlos gil

30 dic 2011 . Actualizado a las 13:16 h.

1 Había dicho Carmen Kruckenberg que O enigma do segredo, era el punto y final literario, que no habría más poemarios, que 21 eran suficientes y que 84 años eran muchos años. Nosotros habíamos vaticinado que no podría vivir sin escribir y que, por lo tanto, sí habría más. Acertamos.

Es Carmen una mujer generosa, que no sabe decir que no, y menos a los amigos. Fueron esta vez los de Editorial Barbantesa los que la tentaron. Claro que sabían que se trataba de una tentación dulce. Y es que habían escuchado de su boca (a través de la pluma de Mercedes Queixas, su biógrafa) que, para cerrar el círculo, le gustaría escribir un poemario dedicado a las grandes mujeres del jazz. «Quien sabe, a lo mejor algún día sale», dijo. Y salió. «Menos mal que lo acabe ocho días antes de esto», dice. El «esto» al que se refiere es una obligada convalecencia tras una traicionera rotura de fémur, que la obligó a pasar por el quirófano.

Este Jazz espido es la continuidad del que publicó en 1999 (Edicións do Castro) dedicado a los hombres del jazz, una música por la que siente debilidad. Están todos los grandes: Louis Amstrong, Miles Davis, Ray Charles, Albert Collins, Lionel Hampton, Duke Elington...