1 Había dicho Carmen Kruckenberg que O enigma do segredo, era el punto y final literario, que no habría más poemarios, que 21 eran suficientes y que 84 años eran muchos años. Nosotros habíamos vaticinado que no podría vivir sin escribir y que, por lo tanto, sí habría más. Acertamos.

Es Carmen una mujer generosa, que no sabe decir que no, y menos a los amigos. Fueron esta vez los de Editorial Barbantesa los que la tentaron. Claro que sabían que se trataba de una tentación dulce. Y es que habían escuchado de su boca (a través de la pluma de Mercedes Queixas, su biógrafa) que, para cerrar el círculo, le gustaría escribir un poemario dedicado a las grandes mujeres del jazz. «Quien sabe, a lo mejor algún día sale», dijo. Y salió. «Menos mal que lo acabe ocho días antes de esto», dice. El «esto» al que se refiere es una obligada convalecencia tras una traicionera rotura de fémur, que la obligó a pasar por el quirófano.

Este Jazz espido es la continuidad del que publicó en 1999 (Edicións do Castro) dedicado a los hombres del jazz, una música por la que siente debilidad. Están todos los grandes: Louis Amstrong, Miles Davis, Ray Charles, Albert Collins, Lionel Hampton, Duke Elington...

Faltaban ellas, que ahora también están: Aretha Franklin, Billie Holliday, Ella Fitzgerald, Peggy Lee, Ma Rainey, Nina Simone... Un desnudo ilustra cada uno de los poemas. En ese apartado ha contado Carmen con la colaboración de Eva Llorens y Puri del Palacio. La primera firmo los dibujos de la edición de 1999, y la segunda firma los de esta.

Carmen ha reunido así en un libro tres de sus pasiones, la poesía, la música y el dibujo. Pocos saben de esta última que muchos han alabado. Sin ir más lejos de esa Tauromaquia en línea y verso que guarda en un cajón y que apenas ha visto un puñado de amigos, Sánchez Camargo llegó a decir que solo existen tres tauromaquias que merezcan la pena, la de Goya, la de Picasso y la de Carmen Kruckenberg. Ese trabajo, que una servidora ha tenido el privilegio de contemplar, saldrá algún día del cajón y todos podrán juzgar.

Postres de Fin de Año

2Nivel altísimo y récord de participación. Son las dos señas de identidad de esta edición del concurso Postre de Fin de Año que organiza El Corte Inglés. Otra nota distintiva ha sido la presencia de dos hombres en un certamen hasta ahora eminentemente femenino. Al final, el primer premio fue para el tocinillo de praliné de Xandra Martínez; el segundo para las velas navideñas de Mercedes Piñeiro y el tercero para el Papá Noel, de Beatriz Moreno.

Medallero

3Adegas Valtea acaba de colocar todos sus vinos en el podio de uno de los concursos más prestigiosos, el International Wine Challenge. Es la primera vez que una bodega obtiene pleno. Ya puede presumir Lázaro Moreno del trabajo bien hecho.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Carmen Kruckenberg desnuda su pasión por el jazz