Cientos de miles de indignados de 82 países exigen un cambio global

Un grupo de encapuchados rompe en Roma la tónica pacífica de las protestas

la voz

Cientos de miles de personas ocuparon ayer las calles de 950 ciudades ubicadas en 82 países del mundo en la que puede considerarse la primera protesta planetaria coordinada del movimiento de los indignados. Convocados por los españoles del 15 M, los manifestantes buscaron las sedes emblemáticas de los centros financieros de sus países como Wall Street en EE.UU., la City de Londres o el Banco Central Europeo en Fráncfort, para hacer explícita su repulsa contra el poder de la banca, el aumento de las desigualdades y la generalización de la precariedad a que está dando lugar la crisis económica.

Las primeras protestas tuvieron lugar en el este asiático, en ciudades como Sídney, Hong Kong y Tokio, donde unas cien personas exhibieron su enfado por el accidente nuclear de Fukushima. Pero las más numerosas tuvieron lugar en países europeos como Italia, Alemania, Bélgica, Portugal o el Reino Unido.

En esencia, fue una jornada pacífica con la excepción de Roma, donde la policía tuvo que cargar contra varios centenares de encapuchados que incendiaron vehículos, atacaron comercios y bancos, convirtiendo el centro de la capital en una batalla campal que se saldó con varias decenas de heridos, algunos de ellos graves. La manifestación de los indignados romanos fue también la más numerosa de la UE ya que pudo reunir a unas 200.000 personas según los organizadores y los medios italianos.

Los incidentes comenzaron en Via Cavour, donde los grupos violentos prendieron fuego a varios vehículos y asaltaron tiendas, sedes de bancos y una agencia de trabajo temporal. Los altercados continuaron en la calle Labicana, donde grupos de violentos arrasaron y prendieron fuego a dos plantas de una sede del Ministerio de la Defensa. Los incidentes se trasladaron después a la calle Merulana, donde concluía la marcha y donde los grupos violentos armados de palos y barras continuaron arrojando objetos contra las fuerzas del orden. La llegada de la Policía fue acogida con aplausos por la mayoría de los manifestantes, que en varias ocasiones habían intentado alejar a los violentos.

En Londres, los indignados se manifestaron frente a la catedral de San Pablo en el centro financiero al no poder acceder, como tenían previsto, a la zona donde se ubica la Bolsa de Valores, debido a un fuerte cordón policial. Entre los manifestantes estaba Julian Assange, el líder de WikiLeaks. En Alemania, por su parte, también marcharon decenas de miles de manifestantes. Las protestas más importantes en este país tuvieron lugar en Fráncfort, ante la sede del Banco Central Europeo (BCE), y en Berlín, en el barrio gubernamental y ante la cancillería de Angela Merkel. También decenas de miles se manifestaron en Portugal.

En EE.UU. también varios miles de personas se manifestaron en ciudades como Nueva York o Washington. Los miembros de Ocupa Wall Street se dirigieron a una filial neoyorquina del banco JPMorgan Chase para protestar contra el poder de los grandes bancos, mientras que en Washington demandaron más empleos. También hubo manifestaciones amplias en Chile, Argentina y México.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Cientos de miles de indignados de 82 países exigen un cambio global