Caballero admite que no apoya el proyecto y augura que se quedará «hiperraquítico»


El Partido Popular trató de dar el máximo rango a la visita que ayer protagonizó el presidente de la Xunta. Por eso, además de Feijoo y la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, estuvieron los concejales populares, el presidente del Puerto, prácticamente todos los alcaldes conservadores del sur de la provincia, diputados y altos cargos de la Xunta y el Sergas. También jefes de servicios médicos y cargos del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi).

Pero el alcalde de Vigo no solo faltó sino que además presumió de no haber acudido ni él ni ninguno de sus ediles a la visita a las obras o, como la definió en rueda de prensa, la «visita a una explanada». ¿Por qué? Porque «cuando Feijoo quiera que vaya el alcalde, debe decir de qué tipo de obra se trata». El regidor socialista expresó, así, su desacuerdo con el proyecto porque se trata de «un hospital privado y queremos uno público y con financiación pública».

Supuestos recortes

Y fue más allá. Asumió las tesis de la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública, que asegura que el proyecto del hospital va a quedar muy mermado. El regidor dijo que será «hiperraquítico» y que contará con aproximadamente 700 camas. Prácticamente a la misma hora, el presidente de la Xunta insistía en su compromiso de que el centro sanitario contará con 1.465 camas, 35 quirófanos y 160 consultas, ya ratificado por la gerente del Sergas en julio en los propios terrenos. Repitió que a finales del 2013 debe estar terminada la obra. Caballero abundó en su opinión de que va a haber recortes al asegurar que las urgencias quedarán en el 25% de lo previsto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Caballero admite que no apoya el proyecto y augura que se quedará «hiperraquítico»