Hoy, reclusos; mañana, camareros


vigo / la voz

Con la reinserción laboral como meta, la Fundación Érguete lleva años promoviendo la formación de presos y otros colectivos con muchas papeletas de posible marginación. Con la complicidad de la escuela de hostelería Harina Blanca, que pone las instalaciones, y la Fundación La Caixa, que pone el dinero, ayer estrenaron curso en Vigo quince reclusos de la cárcel de A Lama, la mayoría en tercer grado penitenciario, es decir, a punto de recuperar la libertad.

Según explicó la directora del centro, Elena Zulueta, la formación tendrá una duración de cuatro meses, el último de ellos de prácticas en diferentes establecimientos de hostelería. Ya han llegado a un acuerdo con nueve de dichos locales, aunque al final el número se ampliará hasta 13. Añadió que, en función de los resultados de esta primera experiencia, destinada a personal de sala, se plantean organizar un curso de cocina, también con cierto futuro en el mundo laboral.

El perfil de los quince reclusos seleccionados, diez hombres y cinco mujeres, es muy variado en lo que a edad se refiere. El más joven ronda los 30 años y el mayor supera los 50. Elena Zulueta no ocultó su sorpresa por el enorme interés y entusiasmo que han mostrado todos en el primer día de curso.

Por su parte la presidenta de Érguete, Carmen Avendaño, que asistió al momento de las presentaciones, aprovechó para recordar que el completo programa de formación que abarcan «es fruto del trabajo de muchos años y de llamar a muchas puertas». Precisamente ayer también se entrevistaron con el conselleiro de la Presidencia para plantearle la creación de una segunda empresa específica de reinserción, a imagen y semejanza de la de jardinería que ya viene funcionando y que proporciona trabajo a una docena de personas. «Rueda fue recptivo a la propuesta», afirmó

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Hoy, reclusos; mañana, camareros