Los Magos celestes, fieles a su cita en el Xeral

A.Martínez soledad.anton@lavoz.es

Un año más, la plantilla del Celta acudió puntual a su cita con los más pequeños en el Hospital Xeral en estas horas previas a la llegada de los Magos de Oriente. La visita de los jugadores, como la que realizarán hoy Melchor, Gaspar y Baltasar, resulta en muchos casos medicina impagable, máxime si los chavales son futboleros.

El guardameta Falcón y delantero y máximo goleador de la temporada David Rodríguez, fueron dos de los jugadores que recorrieron las habitaciones de la planta de Pediatría repartiendo, amén de sonrisas, bufandas celestes. También participaron en el recorrido Roberto Lago y Joan Tomás. Y no faltaron tampoco técnicos ni consejeros, caso de Antonio Rosendo o Carmen Avendaño ni, por supuesto, el relaciones públicas del club, Vlado Gudelj.

Todos desearon a los ingresados una rápida recuperación, de forma que la próxima vez que vuelvan a encontrarse sea en Balaídos. Pues eso.

También fueron ayer niños los protagonistas del día en Vitrasa. La empresa entregó los premios de su tradicional concurso de postales navideñas. Los destinatarios de los premios fueron Andrea Álvarez, del colegio Mariano; Cristina Ces Andrés, del colegio María Inmaculada, y Daniel Hermelo Jalda, del centro de educación especial Menela.

En total, el jurado tuvo que elegir entre 600 dibujos, todos ellos realizados por alumnos de Primaria de una quincena de colegios de la ciudad. Es el sexto año que Vitrasa convoca el concurso y los trabajos ganadores son los que la firma que dirige Juan Carlos Villarino emplea para felicitar las fiestas. El tema elegido en esta ocasión fue el Bicentenario de la ciudad.

Por la edición número 17 va el premio que lleva el nombre de uno de los gallegos que más supo disfrutar en la mesa, Álvaro Cunqueiro. «Eu penso que é na cociña onde o home puxo máis imaxinación, moito máis ca na guerra, tanto como puido poñer no amor e, sen dúbida, moitisima máis da que pon na política», escribió en su día el mindoniense.

Cinco mil euros le están esperando al mejor de todos los trabajos presentados. El fallo del jurado se dará a conocer en los días previos a la celebración de la Feria del Cocido de Lalín, que este año será el 27 de febrero.

Hasta mañana podrá visitarse en Detrás do Marco (calle Londres) la exposición colectiva en la que comparten cartel (de lujo) Fernando Quesada, Ana Legido, Elena Caicoya, Iván Morillas, Carla Fernández Andrade, Yayo Quesada, Marieta... En suma, una gran familia.

El buen humor prolonga la vida. María Venancia Martínez Freiría lo practica a diario y ya ha cumplido cien años. Esta vecina de Panxón es la abuela de Nigrán, título que también comparte con Herminia Costas Pérez , de Vilariño. El alcalde, Efrén Juanes , y del edil de Servicios Sociales, Juan González , las fueron ayer a visitar a sus respectivos domicilios con sendos ramos de flores en la mano. La visita a la primera de ellas fue toda una sesión de risoterapia. Porque Doña Venancia no paraba de lanzar sonrisas que al final se convertían en carcajadas y contagiaban a tan ilustres visitantes. «Es tan risueña, que por eso vive tantos años», afirma su hija, Dolores González , que es quien la cuida, quien le prepara a diario la comida, sobre todo esa fruta que le encanta y de la que nunca se cansa, especialmente las manzanas, que tienen que ser asadas para que no le sienten mal al estómago.

«Son los aires de Nigrán», afirma el alcalde, que esta convencido de que si Venancia ha llegado al siglo de vida con tan excelente estado físico y, sobre todo de ánimo, se debe al lugar en el que vive. La brisa de la playa Madorra se cuela en la ventana de la sala de estar, donde ella tiene su rinconcito en un sofá y pasa muchas horas al día viendo la televisión o echando cabezaditas, porque siempre se acuesta muy tarde y luego le vence el sueño por el día. «Es que no sé cómo aguanta», dice su hija. Ayer se quedó muy agradecida con el ramo de flores que le llevaron hasta su casa los responsables municipales.

El siglo de vida lo cumplió el pasado 22 de noviembre y entonces celebró una gran fiesta con toda su familia. Creían que no iba a llegar a los cien años, puesto que el pasado mes de octubre «le dio un achuchón», cuenta María Dolores, pero afortunadamente se sobrepuso muy bien y ya está otra vez preparada para lo que le echen. Lejos de los médicos. Doña Herminia no toma ninguna medicina ni suele necesitar ir al médico. La única experiencia que tiene en los hospitales es cuando le operaron de cataratas, hace ya muchos años, gracias a lo que continua manteniendo una vista excelente que le permite, entre otras cosas, hacer ganchillo, como acostumbraba en Argentina, donde vivió 23 años, siendo emigrante. A su buen estado de salud hay que añadir su coquetería. Ayer no dejó de ponerse los pendientes de la boda de su madre y un lazo rojo en el pelo para recibir a Efrén Juanes y a Juan González, aunque en el armario dejó una chaqueta y unos zapatos que le regalaron en Nochebuena y que estrenará en otra ocasión.

Los regidores municipales también tuvieron el mismo cariño con la centenaria Herminia Costas Pérez, si bien la visita al domicilio de esta vecina de Nigrán fue más breve porque no se puede levantar de la cama y se cansa mucho.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los Magos celestes, fieles a su cita en el Xeral