Los dispositivos necesarios para circular por las autovías lusas estarán a la venta en Galicia antes de que acabe el mes

VIGO

El acuerdo entre la Xunta y el Gobierno luso abre la vía para implantar antes de que acabe el año el prepago en efectivo o con tarjeta.

12 nov 2010 . Actualizado a las 21:55 h.

Las medidas comprometidas por el Gobierno portugués ante el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo para minimizar el impacto de los peajes en las autovías del norte del país vecino sobre los conductores gallegos que las utilizan se han concretado esta misma tarde. Antes de que acabe este mes, en las oficinas de Banco Caixa Geral en Galicia se podrá comprar el Vía Verde, dispositivo que permite circular por las autopistas y autovías de Portugal. Los gallegos tendrán que abrir una cuenta en dicho banco y adquiriendo el dispositivo pagarán únicamente por los tramos de autovía por los que hayan circulado.

Con esta medida urgente, el Gobierno luso y la Xunta creen que se pone fin a la discriminación que supuso la entrada en vigor de los telepeajes el pasado 15 de octubre. Además, la decisión cuenta con el visto bueno de los empresarios de la provincia de Pontevedra, el Eixo Atlántico y las cámaras municipales del norte de Portugal que se han reunido hoy en Viana de Castelo.

Aunque en cuestión de días esta medida ya será efectiva en las oficinas de España del banco portugués, ya se ha informado al resto de bancos nacionales de la posibilidad de llegar a acuerdos con esta entidad lusa para poder ofrecer también a sus clientes la adquisición del dispositivo, similar al OBE que funciona en España. De esta manera, el acuerdo evitará el impacto de los peajes en Galicia pero también en otras zonas de España muy afectadas como la frontera con Castilla y Extremadura.

En la reunión también se ha acordado además trabajar en otras soluciones a corto plazo, entre las que se contempla que los gallegos puedan alquilar y comprar dispositivos recargables sin tener que pagar una recargas mínimas de 50 euros como ocurría hasta el momento. Se equipará el sistemas de los chips al que ya funciona para los portugueses, que pueden recargar el dispositivo en múltiplos de diez euros sin tener plazo de caducidad. En lo que se refiere a los transportistas, el gobierno luso y el gallego han acordado que se permita pagar las tasas de peaje a través de las principales redes que funcionan en España, RESSA y Servisa.

El objetivo del acuerdo es que dentro de un año se implante un mismo sistema electrónico para circular por toda la Península Ibérica, lo que permitiría nuevas posibilidades de descuentos para aquellos gallegos que usen con más frecuencia las vías de pago portuguesas. Aún así, tanto los empresarios de la provincia de Pontevedra como el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, se han mostrado satisfechos con las medidas que se adoptarán de forma urgente porque equiparán a portugueses y gallegos.

Uso esporádico, sin dispositivo

Uno de los principales problemas del sistema de telepeaje que comenzó a funcionar el pasado 15 de octubre era que perjudicaba especialmente a aquellos que hacían uso esporádico de las autovías lusas ya que para un tramo de menos de euro les obligaba a pagar un mínimo de 70 euros, algo que ocurría por ejemplo para llegar al aeropuerto de Oporto. En este sentido, el acuerdo gallego-portugués contempla una posibilidad del prepago en efectivo y con tarjeta de crédito que se pretende implantar antes de que finalice el año. El sistema consistirá en que se podrán comprar tickets por el valor del tramo de peaje por el que se va a circular en puestos específicos en el aeropuerto de Oporto o en una red bancaria presente en varias áreas servicio de la zona. Esta información se compartirá con el sistema que controla el paso por los telepeajes y evitará comprar cualquier dispositivo.