«Comercializaremos patatas peladas y envasadas al vacío para restaurantes»


La desconcertante sonrisa de la Mona Lisa quizá se deba a que no dijo patata cuando la retrató Leonardo da Vinci. Curiosamente, por ese nombre también se le denomina en la actualidad a una variedad de patatas. Marcos Meleiro Simón (25 años) se dedica a la distribución de este producto tan común en nuestra alimentación, que realiza la empresa Patatas Hermanos Meleiro, con sede en la calle Gandarón, 50 (nave 3, interior). Venden al por mayor a grandes superficies y a otras cadenas de alimentación desde hace medio siglo. Es una de las pioneras en este negocio y con más solera de Galicia. «Pronto vamos a comercializar patatas peladas y envasadas al vacío para restaurantes», afirma. -¿Cuál es el proceso? -Se selecciona la patata ya lavada, que es uno de los procesos que hacemos habitualmente en la cadena de alimentación. El segundo paso consiste en pelarla y luego se le administra un conservante. Se escurre con aire y manualmente las introducen en bolsas, que pasan por una campana de vacío. Solo resta etiquetarlas y distribuirlas al sector de la hostelería. -¿De cuántos kilogramos? -Serán bolsas de entre 4, 5 o 6 kilos de peso, según la demanda. Pero todavía no se han fijado ni los precios. Incluso más adelante se pueden trocear y darle el corte adecuado para tortilla, frita o para cocer. En este momento, aún se están rematando las instalaciones. -¿Y la maquinaria? -Es muy moderna y procede de Navarra. Representa una importante inversión. -¿Crearán más puestos de trabajo? -Tenemos diez trabajadores y, dependiendo de la producción, se ampliará la plantilla en tres o cuatro puestos más. Pero nuestro fuerte es el otro producto de siempre, las patatas sin pelar. -¿Qué variedad de patatas están vendiendo en esta época? -Son Kennedy de la cosecha anterior y proceden de Xinzo de Limia. La variedad Agria también viene de Ourense. Para el proceso de lavado traemos Mona Lisa de Francia. -¿Afecta la crisis? -El volumen de ventas aumentó un 30% con respecto a otros años. Pero la crisis nos afecta a los márgenes de beneficios, porque a veces hay que vender más para ganar lo mismo. -¿Ya tendrá callos en el hombro de llevar tantos sacos? -(Risas). Pesan sobre 30 kilos, pero son trayectos muy cortos y ya estoy acostumbrado. Repartimos en Galicia unos 4.000 kilos al día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Comercializaremos patatas peladas y envasadas al vacío para restaurantes»