De regalo, camelias reservadas a emperadores y samurais


Es el recorrido que va a hacer la colección de camelias Higo que el doctor Franco Ghirardi regalará el próximo sábado a la Diputación de Pontevedra y que pasarán a formar parte del inventario de plantas ornamentales de la Estación Fitopagolóxica do Areeiro. Sus responsables habían escrito a Ghirardi para pedirle que les vendiera unos pocos ejemplares de los muchos que él cultiva en su jardín italiano.

La respuesta llegó a vuelta de correo: «Nada de vender, siendo para ustedes se las regalo». No contento con eso, se ofreció a traerlas personalmente, para evitar que pudieran sufrir cualquier daño en el viaje. Eso implica que Franco Ghirardi se pegará un tute de 1.500 kilómetros al volante de su coche familiar, lo cual aún es más de agradecer.

Carmen Salinero, nuestra experta de cabecera en camelias, es la que me pone al corriente de lo que significa un regalo como este: «Son plantas que rara vez pueden ser observadas fuera de Japón, su país de origen», dice. Y es que fueron mantenidas intramuros durante siglos por las familias de los emperadores y los samuráis. El pueblo no tuvo conocimiento de su existencia hasta después de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, aún son pocos los ejemplares que hay fuera de Japón.

Es también Carmen Salinero la que me ofrece pelos y señales de cómo Franco Ghirardi se ha convertido en una autoridad, tal vez la más importante de Europa, en camelias Higo. Farmacéutico y floricultor nacido en 1947 en una localidad italiana próxima a Milán, empezó a interesarse por las camelias en los años 80 y decidió crear una colección de variedades italianas antiguas.

En ello estaba cuando, una década después, descubrió por casualidad una flor de camelia Higo. Sus especiales características, pero sobre todo su historia y su origen secreto, le llevaron a buscar información. Punto de inflexión en esa búsqueda fue un viaje a Japón, en concreto a la isla de Kiushu, Prefectura de Kumamoto (antigua provincia Higo) donde conoció los detalles.

En la actualidad es miembro de la Sociedad de la Camelia Higo, fundada en 1958, y único organismo que se encarga de decidir si una camelia es Higo o no. Ghirardi intenta contagiar el entusiasmo por estas plantas por todo el mundo. El misterio que rodea sus orígenes añade encanto a estas flores. Leo en la documentación con la que me ha inundado Carmen que aunque es muy probable que unos cuantos siglos atrás un pequeño grupo de expertos realizase ciertas hibridaciones con las que se originaron las primeras variedades, también se dice que en la época de los samuráis la hibridación controlada todavía no se conocía, por lo que las variedades Higo eran el resultado de hibridaciones naturales realizadas por pájaros e insectos. El secreto fue transmitido generación tras generación y todavía se mantiene. En definitiva, el mundo oriental en estado puro.

El joven creador acaba de regresar de Madrid, en concreto del Salón de Moda, Arte y Belleza, con un premio debajo del brazo. Organizado por la empresa francesa Ouka Creations, el certamen nació con el propósito de promocionar artistas en las más variadas manifestaciones, desde el diseño a la pintura pasando por la fotografía...

El estilismo presentado por Pedro Fernández, formado en la Escuela Goymar-Vigo, tuvo que competir con otros 17. Al final, se llevó el segundo premio. El primero fue para la catalana Georgina García.

Pedro, que el pasado mes de diciembre ya obtuvo el premio de diseñadores emergentes en la Galicia Fashion Week celebrada en A Coruña, aprovechó su participación en el salón para realizar una sesión fotográfica con el fotógrafo madrileño Latorre-Bosch.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

De regalo, camelias reservadas a emperadores y samurais