La saturación de coches convierte al Areal en campo preferido de la grúa

VIGO

07 feb 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La grúa peina con insistencia los lugares de ocio preferidos de los vigueses. En tan solo dos calles se realizaron más de 600 servicios de las 11.145 actuaciones del año pasado.

La hostelería languidece a la espera de que el carnaval anime las noches. Las lluvias convierten a Montero Ríos en un lugar apacible. A pesar de las vacas flacas, el Areal y la calle Rosalía de Castro siguen los lugares favoritos para millares de vigueses que las noches del fin de semana se afanan en buscar un aparcamiento. Es difícil encontrarlo porque, además de las oleadas de visitantes procedentes de todo Vigo y comarca, Rosalía de Castro constituye una de las calles más densamente pobladas. Edificios con muchos vecinos y un vial con poco sitio para estacionar hacen que los conductores tengan que aflojarse el bolsillo en el párking -ilegal- si quieren disfrutar de la noche. Pero muchos no están dispuestos a pagar los seis u ocho euros adicionales que les puede costar la salida nocturna así que dejan el coche en una esquina y cruzan los dedos. Pero este gesto sirve de poco para evitar la presencia de la grúa.

Imposible aparcar

El Areal lidera el número de enganches de vehículos por parte de la grúa a lo largo del año 2009, con 305 actuaciones. A poca distancia le sigue la calle Rosalía de Castro, con 298. La tercera posición es para otra calle muy comercial, Barcelona, donde, hasta la reciente inauguración del párking de Pintor Colmeiro, había pocas posibilidades de estacionamiento. El año pasado la grúa se llevó de ese vial 267 coches.