El ex céltico Berizzo asegura estar «muy triste e indignado»


El argentino Eduardo Berizzo, ex jugador del Celta en el que formó pareja en el centro de la zaga con Fernando Cáceres, expresaba ayer a este diario desde Santiago de Chile su indignación por lo sucedido con el que fue su compañero. El ahora segundo entrenador de la selección chilena, en la que trabaja como ayudante de Marcelo Bielsa, mostró sus sensaciones con una mezcla de rabia y preocupación.

«Es un gran impacto. Ojalá salga adelante pero esto es muy triste que siga ocurriendo en mi país», comentaba el ex defensor del cuadro vigués minutos antes de comenzar una sesión de entrenamiento. Berizzo trasladó a su familia a Chile y abandonó Buenos Aires, además de por su trabajo, por el grado de inseguridad que se vive en la capital argentina aunque ayer afirmaba que «vivo fuera y no puedo opinar sobre la situación que se está viviendo allí internamente».

Se quedó sobre todo con el deseo de que Cáceres se recupere dentro de las posibilidades que tiene de mantenerse con vida. «Dios quiera que su fortaleza le ayude a salir de este momento. Estoy muy triste e indignado. Ha sido un palo muy duro levantarse y escuchar que había pasado algo así con una persona que conozco tan directamente. No te lo crees pero ha sucedido».

Pinto, muy afectado

A la llegada del Barcelona a Kazan (Rusia), donde hoy juega en la Liga de Campeones, el ex capitán céltico José Manuel Pinto habló sobre el suceso de su ex compañero con el que guardaba una estrecha relación mientras ambos estuvieron en el Celta. «Más que compañeros hemos sido y seguimos siendo amigos. Tenemos una gran relación. Estoy en contacto permanente con su familia y saben que pueden contar conmigo para lo que quieran. Espero y deseo que se recupere».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El ex céltico Berizzo asegura estar «muy triste e indignado»