«No hay nada que me haga pensar en que no pueda volver a jugar al fútbol»

Víctor López

VIGO

Hace una semana fue operado en Barcelona y siente que los pasos que va a dar en los próximos meses reconducirán su carrera para llevarle otra vez a los terrenos de juego

13 oct 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Borja Oubiña ya está en Vigo. Su canto de esperanza suena más fuerte que nunca. A los malos augurios les planta cara. El capitán del Celta está convencido de que si con un ligamento incompetente pudo jugar trece partidos y entrenar cuatro meses sin parar, ahora tendrá más opciones con una rodilla nueva. A pesar de que lleva dos años fuera del escaparate de primer nivel, en esta nueva operación ha recibido muestras de apoyo de incluso algunos de los que fueron sus rivales en su paso por la Liga inglesa. No quiso desvelar nombres pero todo indica que Rafa Benítez o Fernando Torres le tuvieron en mente.

-¿Es una sensación o se le ve muy esperanzado con esta última intervención?

-Sigo pensando lo mismo que antes de operarme. No hay nada que me haga pensar en que no voy a poder volver a jugar al fútbol, no veo por qué no. No veo posibilidades por las que no pueda volver a jugar.

-¿Qué le invita a creer que esta vez va a ser la buena?

-Ordenando un par de cosillas todo va a ir bien. Es el único pensamiento que tengo. Si llegué a jugar pensando que el ligamento no estaba del todo bien, ahora no hay nada que me haga pensar lo contrario. Con la perspectiva que te da el tiempo haría cosas diferentes pero hice lo que creía que tenía que hacer. A tiempo pasado es muy fácil.

-¿Tiene una idea de en qué se han equivocado en estos dos últimos años con los pasos que han dado con su rodilla?

-No sabemos al cien por cien lo que me pasó. Tengo la sensación de que el ligamento no estaba bien pero llegué a jugar y a entrenar cuatro meses seguidos. Meterse en un quirófano no es ir a tomar un café y por eso se esperó. A día de hoy, no sé hace un año, se sabe que el ligamento no era competente y vamos a volver a empezar.

-¿Se llega uno a acostumbrar a pasar por la mesa de operaciones, o eso es imposible?

-No es gustoso para nadie pero otra cosa es que lo lleve mejor que otra gente. Hay quien puede hacer tres o cuatro quirófanos y se acostumbra. En mi caso creo que si hay meterse en una mesa de operaciones debes de llevar una buena mentalidad.

-¿Su única meta es volver a pisar un terreno de juego?

-Ahora solo pienso en que la rodilla llegue a la segunda operación lo mejor posible. No tengo el pensamiento lejano de volver a jugar.

-¿Qué le lleva a levantarse con ganas de seguir intentándolo después de dos años intentando recuperarse?

-Es algo que haces porque te gusta. El deporte es mi profesión y te pueden pasar estas cosas. Esto forma parte de tu trabajo y te sucede porque juegas al fútbol. Hay gente que tiene más gente con las lesiones. Yo solo me quejo de esta rodilla izquierda que me está dando la lata. Con mi familia, mi novia, mis amigos, es mucho más fácil todo.

-¿Le preocupan las consecuencias que tanta operación pueda acarrearle una vez que deje de jugar al fútbol?

-No me preocupa pero todo el mundo sabe que el deporte profesional no es del todo sano. El fútbol tiene más bajas que otros pero si te metes en esto sabes que el cuerpo lo paga. En la vida diaria hasta ahora nunca tuve problemas, solo para hacer mi trabajo.

-Creo que ha recibido multitud de muestras de apoyo, ¿dos años sin jugar pero siguen teniéndole presente?

-Se ha acordado de mi gente que no esperaba que lo hiciese. Hubo de quien me chocó no solo con palabras. Hubo alguno de la Premier de gente que ya no estaba en mi onda y me sorprendió mucho. Estoy contento por todas esas muestras y de cualquiera que se haya acordado de mí.

-En su equipo además del gesto típico de la camiseta, ¿ha sentido que le echan de menos?

-Hicieron como dices lo típico de las camisetas pero a mayores de eso lo que más me importa es que se interesan por mi y cuentan conmigo para el día a día. Eso cuenta mucho más que ponerse una camiseta.

-¿Le siguen haciendo partícipe de todo?

-Sí, hasta de las derrotas. (Risas). A ver si cojo al equipo rodado y el próximo año puedo incorporarme.