El arte urbano conquista los rincones de Vigo

Marina Chiavegatto

VIGO

En la ciudad podemos encontrar murales con estilos que van desde el clásico al más friki y las técnicas mixtas. La ruta de los mejores grafitis empieza en Bouzas y termina en pleno corazón del casco urbano

24 ago 2009 . Actualizado a las 15:35 h.

Bouzas

Conquistar un muro. El grafiti también tiene un código de conducta. En Bouzas, así como en varias otras zonas de arte urbano, si un grafitero pinta en un muro blanco se torna su «propietario» y solo él podrá volver a pintar allí, bien sea para retocar su obra o para borrarla y hacer una nueva.

Lagares

Zona mítica. Antiguamente, siempre que se hablaba de grafiti en Vigo se hablaba de Lagares. Pinky cuenta que los muros de este parque están decorados por grafitis desde los finales de los años ochenta. «La pena fue que hace años hubo algunas fábricas que cerraron y tiraron muros con grafitis», comenta.

Ya no son raperos, okupas, delincuentes o chicos rebeldes que se dedican a firmar los portales y a fumar porros. Los grafiteros se están poco a poco liberando de los estigmas que los caracterizaban en el pasado y afirmándose con un nuevo estatuto: el del artista.

«El grafiti es parte de la personalidad de la ciudad. En el caso de Vigo, le da una alma ecléctica», explica Pow, que se reconoce como un grafitero «de toda la vida». Pero en Vigo hay de todo. «Normalmente por aquí la gente pinta más en el estilo clásico, el de Nueva York, pero yo, por ejemplo, apuesto por un estilo más friki, más europeo», cuenta Pinky. Otro caso distinto es el de los hermanos Tiñas y Peluca que usan una técnica mixta, que combina el espray, el stencil, los pinceles, etc.

Llega entonces el momento en el que uno se pregunta: pero si Vigo es una ciudad tan grafitera, ¿por qué andamos por el centro y no encontramos murales? La respuesta es sencilla: porque no buscamos en los sitios correctos.

«Normalmente para encontrar grandes concentraciones de grafitis hay que alejarse un poco de los sitios más utilizados», comenta Ban1, que aclara que en barrios como Bouzas, Teis y Coia es más normal encontrar grafitis que en las principales avenidas. Este grafitero añade que, «aunque no estén tan visibles, también hay varias piezas en el centro». Las calles Doctor Carlos Colmeiro Lafort y Lugo son buenos ejemplos.

Hay un punto en el que los grafiteros de Vigo no logran llegar a un acuerdo: ¿hay muchos o pocos grafiteros en la ciudad? Para Sax y Pinky el número de artistas vigueses es menor que en otras provincias gallegas. «Lo que yo noto es que ahora la gente está pintando mejor. Antes había más chavales pero tenían menos nivel», comenta Pinky. Para Ban1 y Pow en Vigo hay «muchísimos grafiteros». «La cuestión es que a veces no se considera grafiteros a los que solo firman. Yo sí, porque si lo pensamos bien las firmas y las platadas son la base de este arte», opina Pow.