«No he estado más de diez días sin tocar la trompa»

Este vigués ha ganado el Concurso Permanente de Jóvenes Intérpretes


En los últimos catorce años de su vida no recuerda haberse separado de la trompa más de diez días seguidos. A diario puede dedicarle unas tres horas a ensayar, además de las que tiene de clase. La constancia de Pablo Lago Soto ha tenido ya sus resultados y ahora mismo se podría decir que es el mejor joven trompista de España.

Este vigués de 23 años se ha sacado hace unas semanas una espinita que tenía clavada desde hace ocho años. Se llevó el primer premio del Concurso Permanente de Jóvenes Intérpretes que anualmente organiza la Asociación de Juventudes Musicales. Es uno de los certámenes nacionales de más prestigio y le permitirá darse a conocer como solista con varias actuaciones en España.

Se presentó por primera vez a este concurso en el 2001, cuando se celebró en Vigo. Tenía 14 años y a pesar de ser el benjamín se llevó una mención especial del jurado. En aquel momento no sabía muy bien a lo que se estaba enfrentando, como reconoce él mismo, aunque con el paso de los años fue teniendo ganas de culminar lo que había empezado en el 2001.

Este año Pablo ha conseguido cumplir ese sueño. El certamen se celebró en León y allí se presentó Pablo con un repertorio de una hora. En su categoría, viento-metal, competían otros doce músicos aunque finalmente el primer premio se lo llevó él. El galardón consiste en una serie de oportunidades para darse a conocer por diferentes puntos de España. «Eso es lo que me gusta de este tipo de concursos. Hacerse un hueco como solista es más difícil que tocar en una orquesta y estos certámenes te abren puertas y ofrecen oportunidades para actuar como solista», asegura el joven músico vigués.

Este premio le llega cuando Pablo Lago comienza a compaginar su s actuaciones con su formación en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, donde le da clase uno de sus referentes, el trompista croata Radovan Vlatkovic. Aún así, Pablo está convencido de que en este momento su prioridad deben ser este tipo de concursos. «Voy a participar en todos los que pueda, si no lo hago ahora no lo haré nunca», explica. Hasta el momento no le ha ido nada mal. Además del primer premio conseguido en León, en septiembre quedó en el tercer puesto en un certamen internacional. Fue en la categoría de trompa del Concurso Internacional Federico Di Sevia, celebrado en Italia, y en el que participaban cuarenta músicos de todo el mundo.

Europa

A pesar de los reconocimientos, en la actuación que más ha impactado Pablo Lago no se jugaba nada. Una de las jóvenes orquestas con las que toca le brindó la oportunidad de subirse al escenario del Musik Verein de Viena, algo que nunca se le olvidará. «Cuando pensaba que por esa misma sala de conciertos han pasado los grandes músicos de la historia y que yo estaba tocando allí, viví una sensación muy difícil de describir y, sobre todo, me dio muchos ánimos para seguir», recuerda.

Europa está ahora mismo en el punto de mira de esta trompista vigués. Probablemente este sea su último año en Madrid y ya está pidiendo becas para poder seguir formándose en Alemania o Inglaterra. «Creo que en el resto de Europa se vive de otra manera la música, está más metida en la vida de las ciudades», apunta Pablo. En principio, le gustaría estar un año o dos, aunque no descarta quedarse si le gusta la experiencia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

«No he estado más de diez días sin tocar la trompa»