Diez minutos, cero palabras

Un realizador vigués reniega de los diálogos en su último cortometraje y utiliza la música para trasladar su historia


Si por algo no destaca precisamente El Regalo de Sofía es por la intensidad de sus diálogos. No se escucha ni una sola palabra en los diez minutos que dura el cortometraje, cargando las imágenes y la música con todo el peso del argumento. «Es una historia universal, la banda sonora rellena el hueco de los diálogos y cada uno tiene que completar con sus experiencias algunas partes de la historia», explica Oscar Pardo, directo y guionista del cortometraje. Este joven vigués, que estudió Realización en el Marcote, estuvo durante más de un año conviviendo con la idea de este corto en su cabeza. Tenía las ideas muy claras y aunque tardó en plasmarla no fue por dudas de planteamiento. «Una vez rodado lo comparé con el guión original y las historia estaba contada tal cual se veía en los primeros bocetos», recuerda.

La ausencia de palabras fue una de esas cosas que ya figuraba entre sus propósitos iniciales. Tenía claro que su historia de amor se podía entender sin ellas. Además, así quedaba una segunda parte de la historia semioculta, que necesita la implicación del espectador. «Si vas parando las imágenes aparecen un sinfín de mensajes ocultos», apunta Oscar.

También llama la atención el uso de efectos especiales. Parte de la trama transcurre en un caserón de ensueño que el propio Oscar tuvo que recrear a pequeña escala en una mesa de su jardín. «Buscamos localizaciones pero no había ninguna de las características que necesitaba». Decidió entonces montar una maqueta de la casa en la que los árboles del exterior, en realidad, eran pequeñas ramas. Con esta solución finalmente rodaron buena parte del corto delante de un fondo azul y luego Oscar se encargó de introducir paisajes y efectos. «Por eso, el rodaje duró cinco días y la post-producción casi dos años», dice entre risas. Como compaginaba este proyecto con su trabajo de montador en varios programas y series de la TVG, El Regalo de Sofía siempre quedaba para los fines de semana y las noches.

Autocrítica

El cortometraje se estrenó oficialmente hace unos meses, casi tres años después de su rodaje. Ahora, que llega el momento de promocionarlo, Oscar ya no es capaz de volver a verlo. «Ha pasado tanto tiempo y soy tan autocrítico que ya hay muchas cosas del corto que creo que podría haber hecho de otra manera», explica. Por eso, no está muy animado para presentarlo a festivales. «Además, no creo que sea el cortometraje adecuado para festivales». Aún así, El Regalo de Sofía ya se ha exhibido en un certamen de Brasil, en Madrid y está a la espera de saber si tendrá un hueco en el Festival de Cans. A este certamen también ha presentado su trabajo más reciente, el videoclip de la canción «Dios da» de la banda viguesa Aphonnic.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Diez minutos, cero palabras