El Val Miñor, la gloria de un club de atletas que entrena sin luz


La fiesta ha llegado a un club modesto. El 4 de octubre de 1994, hace casi quince años, se fundaba el Val Miñor. Lo hacía buscando corredores en los colegios o en las carreras populares. Luego llegaría el nivel federado. Y ahora, en Cáceres, la gloria de un título estatal.

«Desde que estoy al frente del club, hace seis años, es la primera vez que alcanzamos un éxito de estas dimensiones. Íbamos con el objetivo de meternos en el podio pero se hacía difícil pensar en el primer cajón», reconoce el presidente de la entidad, Jesús Martínez. Era la segunda vez que participaban en un campeonato de España en categoría cadete. El año pasado, en Madrid, fueran cuartas.

«Hemos alcanzado un nivel bueno. Las mismas chicas que se han traído la medalla habían hecho un papel muy digno en el Campeonato por autonomías que se celebró una semana antes. Se quedaron por poco fuera del podio», recuerda Jesús. Las atletas del club, ubicado en Gondomar pero que absorve toda la comarca, acumulan varios éxitos en Galicia.

En total, son 51 deportistas los que componen la Sociedad Atlética Val Miñor. La gran mayoría mujeres. «Tenemos el equipo femenino cadete, pero también infantil, que es muy prometedor, alevín y benjamín». Con los chicos no andan igual de sobrados. «En las categorías masculinas estamos escasos. Vienen niños pero seguimos teniendo un número deficitario por que los chavales de hoy en día siguen prefiriendo el fútbol por encima de todo», se lamenta Martínez.

Cuando la resaca pase, que no ha de tardar, las miras se centrarán en la temporada de pista. «Tenemos que empezar a prepararla para llegar bien al Campeonato de España, eso es lo importante a partir de ahora, sin despreciar el Campeonato Gallego escolar que promueve la Xunta». El club pretende mejorar sus números en pista donde Jenny Fernández, una de las triunfadoras de este fin de semana, fue la séptima mejor española el año pasado.

Trabajan en barro y a oscuras

Lo que aguardan en el club es que este éxito le sirva para ganar peso en sus reivindicaciones. «Entrenamos al lado del campo das Cercas, en una pista de tierra batida plagada de charcos, en unas condiciones muy malas por que ni siquiera hay luz», denuncia el presidente.

Los políticos han prometido una mejora que no ha llegado. «Las atletas de Vigo prefieren no venir por aquí y entrenar en el Parque de Castrelos. Es normal», dice Martínez. Un oro que resplandece y hace sombra a las instituciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El Val Miñor, la gloria de un club de atletas que entrena sin luz