Un nuevo relleno en la bahía cambiará la postal de Baiona

VIGO

04 oct 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Primero fue la náutica recreativa la que fue comiendo espacio en la ensenada de Baiona. El Monterreal Club de Yates aumentó el número de pantalanes al tiempo que la empresa Ronáutica ocupaba una lámina de agua y metía piedras y hormigón para construir un relleno que hoy en día es un aparcamiento privado con tres casetas prefabricadas en primera línea de la Real Villa.

Y los pescadores tampoco se iban a quedar atrás en esta pugna por robarle terreno al mar y cuyos resultados se están viendo desde hace años en una pérdida progresiva de la arena de las playas.

Ayer mismo comenzaron las obras de ampliación del puerto pesquero, una actuación que va a cambiar la fisonomía de la zona portuaria y que tendrá un gran impacto en el paisaje de la villa marinera.

El nuevo dique tendrá una longitud de 70 metros, será de forma trapezoidal, con un ancho de 25 metros y tres de calado. Los pescadores ganarán una superficie para sus actividades de 2.090 metros cuadrados.

La prolongación del dique dará paso en el futuro a la construcción de un nuevo edificio para uso de la Cofradía de Pescadores.

Nuevos servicios

El sector pesquero baionés precisa ampliar sus instalaciones para poder disponer de una pequeña depuradora, una sala para la extracción del marisco, así como diferentes vestuarios para el colectivo de trabajadores.

La actuación cuenta con un presupuesto de la Xunta de Galicia de 2,6 millones de euros y el plazo de ejecución es de doce meses. La Cofradía La Anunciada de Baiona ve cumplido así una demanda por la que llevaban luchando casi una década.

Ahora su próximo objetivo será conseguir que Portos de Galicia acometa un proyecto para dotar al puerto de Panxón de un dique de abrigo que proteja a las embarcaciones frente a los temporales.

El mal tiempo obliga a los marineros que tienen sus barcos amarrados en Nigrán a llevarlos hasta Baiona, pero a veces los temporales les cogen por sorpresa.

Es una situación que no sólo afecta a los profesionales de la pesca, sino también a los propietarios de embarcaciones de recreo. A comienzos del pasado mes de septiembre, un fuerte temporal soltó las amarras de siete embarcaciones, que acabaron varadas en la playa. Los marineros de Panxón se han manifestado en varias ocasiones para exigir un puerto en condiciones.

Una vez que las obras de ampliación del muelle de Baiona están en marcha, su próximo objetivo será conseguir el dique de abrigo para el puerto pesquero de Panxón.