Zona Franca vuelca casi toda su inversión del 2009 en la creación de suelo industrial

D. P.

VIGO

29 jul 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Ni museos, ni viviendas, ni la ETEA. La nueva delegada de la Zona Franca, Teresa Pisano, no sólo confirma la línea de su antecesor marcada por el Ministerio de Economía sino que coge velocidad de crucero sin salirse de ella. El 95% de inversión que acometerá el consorcio vigués el año próximo será para suelo industrial. El pleno del organismo dio ayer el visto bueno a la creación de más de dos millones de metros cuadrados con un desembolso de 75 millones de euros.

Además de dar luz verde al nuevo polígono de Matamá-Valadares, la última gran área industrial dentro de la ciudad, como avanzó La Voz el pasado domingo, destinará su mayor inversión (47,4 millones) a la puesta en marcha del parque de Porto do Molle, en Nigrán.

5.000 empleos

La urbanización de los terrenos ya está muy avanzada y antes de que concluya el presente año se convocará la correspondiente oferta pública de venta de parcelas. La importancia de esta actuación no deja lugar a dudas. «Con un análisis bastante realista, y en función de lo ocurrido en otros parques de similares características, se puede decir que Porto do Molle generará entre 4.500 y 5.000 puestos de trabajo», apuntaba ayer la propia Zona Franca.

La segunda inversión más importante es la de Matamá, con 13,2 millones. Esta cantidad deberá servir para iniciar el proceso de compra de los terrenos, una superficie que supera el millón de metros cuadrados y que también contempla viviendas de protección y usos terciarios. El consorcio pretende encargar la redacción del plan parcial y el proyecto de urbanización cuanto antes. Las empresas de automoción y los frigoríficos de Beiramar tendrán prioridad.

Otras dos operaciones de evergadura y que llevaban años pendientes de la aprobación del Plan Xeral son las ampliaciones del parque tecnológico de Valadares y del polígono de Balaídos. Para los 200.000 metros del primero se resevan 2,8 millones de euros, que permitirán hacer los trabajos de cartografía, de topografía y elaborar el parcelario, así como iniciar la adquisición de terrenos.

Para los otros 200.000 metros que se ganarán en Balaídos, una demanda de Citroën, habrá una inversión de 658.000 euros que permitirá mejorar los accesos en la parte trasera. Otros 11,6 millones serán para los 886.000 metros que la Zona Franca tiene en el puerto seco de Salvaterra.

Los pisos de Guixar y la ETEA se quedan en estudio. El Museo del Mar tendrá el millón pactado antes del traspaso a la Xunta.