«Volver a subirme a un coche de carreras ha sido una sensación muy extraña»

VIGO

El pentasubcampeón de España de rallies regresa a los circuitos veinte años después, en este caso de clásicos, con su inseparable Sala en el asiento del copiloto

08 mar 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Un buen día de 1989 Beny Fernández condujo por última vez un coche de carreras y no ha vuelto a subirse a otro. Hasta el pasado día 4. «Ha sido una sensación muy extraña», reconoce. El culpable de todo ha sido su buen amigo Jorge Dorribo. Hace unos meses le lanzó un órdago que el vigués con más galones en el mundo de los rallies terminó por aceptar. El resultado es que el próximo día 29 de marzo estará en la línea de salida del Rally de Villajoyosa de clásicos, el primero del calendario del Campeonato de España de asfalto.

En buena medida aceptó el reto para recordar qué es lo que se siente a los mandos de un Porsche 911 RSR de 1975. Pero no sólo repetirá coche, también repetirá compañero. Su inseparable José Luis Sala estará en el asiento del copiloto. Ambos han compartido muchos años de laureles. De hecho, elige como rincón justo la esquina de su despacho en la puede contemplarse una vieja foto de ambos justo antes de iniciar una prueba del Rías Baixas.

Afirma Beny Fernández que cuando se mete en algo lo hace con todas las consecuencias, así es que en realidad la cita de Villajoyosa viene a ser una especie de ensayo general para el verdadero reto: «Quiero participar en los tours de Francia, España y San Marino. Son pruebas duras, con 2.500, 1.500 y 1.000 kilómetros de recorrido respectivamente, en las que están los mejores coches y los mejores pilotos del mundo», dice.