Unos monstruos de los escenarios

La compañía amateur viguesa Avento Teatro ha conseguido más de treinta premios en certámenes de toda España con su último espectáculo.


Vigo

Durante el 2007 se han recorrido media España presentando su último espectáculo, Monstros. Han ganado un premio como mínimo en todos los certámenes a los que se han presentado y han conseguido que compañías de teatro profesionales reconociesen su trabajo. Los vigueses Avento Teatro trabajan con la seriedad y profesionalidad de una compañía de teatro pero usando las últimas horas del día como hacen los grupos amateur.

El grupo de teatro Avento nació en Vigo en 1985 como uno de los pioneros del teatro aficionado en Galicia. Desde aquel momento la composición del grupo ha variado, de hecho, ahora mismo solo queda una persona de las que empezó con la compañía. Siete espectáculos a sus espaldas y un buen número de premios reconocen su trayectoria que ahora se ha consolidado con Monstros, una historia cómica protagonizada por Frankenstein, la niña del exorcista, un peculiar vampiro y una momia. Todos ellos son monstruos que han perdido la maña en en lo de meter miedo. Detrás de todas esas máscaras y bestias se ocultan Xoán Abreu, director de la compañía desde 1990 pero que también ejerce como actor, y el resto del reparto: Natalia Villarino, Carlos Roca, Marcos A. Costas, Santiago de Prado, Benito A. Correa y Jonathan Caramés.

Trayectoria

La trayectoria del grupo ha ido en cadena. Gracias al reconocimiento y el éxito de sus producciones han conseguido montar nuevas historias. Su pasión por el teatro es imparable y cuando aún no han terminado de presentar un montaje ya están trabajando en el siguiente. «Aínda que agora está algo mal visto, nós facemos teatro un pouco máis comercial», reconocen, ya que para ellos el teatro es como la lectura, algo en lo que poco a poco hay que ir educando al espectador. «Do mesmo xeito que non se pode pretender que un rapaz de oito anos lea El Quijote, a xente que non é aficionada ó teatro non pode entender as montaxes moi complexas». Es por eso que hacen montajes accesibles al público en general, que cualquiera que se acerque a la función pueda disfrutar. «Non hai nada que nos faga máis felices que cando rematamos un espectáculo a xente se acerque a nós e diga que non se esperaba nada semellante e que nos pregunte cando imos volver a actuar».

Financiación

En lo económico, del éxito de un espectáculo depende también el siguiente ya que hacen teatro por afición y «todo o que gañamos nos certames que nos presentamos o invertimos nos novos espectáculos». Con los más de treinta premios que han ganado durante el 2007 con su gira de presentación de Monstros lo que está claro es que hay presupuesto para montar uno nuevo. En eso llevan trabajando ya un tiempo y tienen previsto poder estrenarlo en cuestión de meses. «Esperamos estrear a nosa nova montaxe no mes de abril ou maio. Aínda que non é un musical hai moito baile» avanza Xoán Abreu, el director de Avento Teatro.

En sus últimos espectáculos ya han podido invertir más en determinados aspectos como la escenografía que compañías profesionales. Lo que ganan no tiene que dar para comer y entonces todo va para el peto y para conseguir que los guiones que ellos mismos montan luzcan los máximo posible. Los medios con los que cuentan llaman la atención de muchos grupos con los que comparten escenario y, de hecho, ya no es la primera vez que una compañía profesional se queda «flipada» con su método de trabajo.

Vida normal

A pesar del éxito de la compañía los actores continúan con su vida normal en Vigo. Cada día acuden a su puesto de trabajo y reservan las últimas horas del día para su afición por el teatro. Dentro de la compañía hay administrativos, un profesor de baile, varias personas que trabajan en empresas relacionadas con el sector automovilístico y algún estudiante pero su ajetreada vida no les impide acudir a los ensayos. Se reúnen desde las once de la noche hasta la una, para ensayar y trabajar en su afición teatral, aunque muchas veces al día siguiente su cuerpo se arrepienta.

Aunque se lo toman en serio como si fuesen unos profesionales para muchas cosas prefieren seguir siendo un grupo de aficionados. Ya han trabajado con actores con mejor formación y más experiencia, pero no ha funcionado. Para ser miembro de Avento Teatro lo más importante, según ellos mismos reconocen, es el compromiso. Son de los que creen que con compromiso y con mucho trabajo todo se consigue, aunque sea quitándole horas al sueño.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Unos monstruos de los escenarios