Vigo puede presumir de otakus

Una asociación juvenil afincada en la ciudad reúne a 63 aficionados a los cómics Manga, el Anime y, en general, la cultura japonesa


Desde este fin de semana la Asociación Juvenil Ippon de Vigo deja de ser la única de Galicia que reúne a aficionados a los cómic Manga, el Anime y la cultura japonesa. En Ourense comienzan esta tarde las jornadas organizadas por Kamakura, una nueva asociación iniciada por unas jóvenes otakus, término japonés que define a estos aficionados, de la ciudad de As Burgas. Aún así, los vigueses, que llevan nueve años como asociación, se alegran de que empiece a haber movimiento en Galicia ya que aunque cada vez son más los que participan en sus actividades no habían surgido nuevas iniciativas.

La pasión otaku comenzó en Galicia casi al mismo tiempo que en el resto de España con el bum que provocó la emisión de series como Son Goku hace 13 o 15 años. «Aquella época fue una locura» recuerdan varios de los miembros de Ippon, ya que se reciclaban aquí todas las series y cómics Manga que en Japón no llegaban ni a triunfar. De hecho, hasta finales de los 90 la cosa no se estabilizó y fue entonces cuando empezaron a crearse asociaciones y salones en toda España. En la actualidad se puede decir que la cultura del Manga y el Anime goza de buena salud a pesar de que las colecciones están bastante caras en comparación con países como Italia, donde se pueden conseguir por la mitad de precio.

La Asociación Ippon surgió gracias a las 16 horas de tren que separaban a los otakus gallegos del Salón del Manga de Barcelona. «Impresionados con el salón de Barcelona, en el tren unos 12 ó 13 pensamos a la vuelta que había que montar algo en Galicia» asegura Francisco Pino, uno de los que lleva desde el principio y que ahora mismo es vocal de la asociación. Ahora esta asociación reúne a 63 socios gallegos, la gran mayoría de Vigo. Estos socios pagan una cuota anual de cinco euros que además de descuentos en las tiendas de referencia de la ciudad garantiza acceso gratuito a las actividades organizadas por la asociación.

Actividades

En un principio se organizaban sobre todo ciclos de proyecciones para que los seguidores pudiesen ver las series en grandes pantallas y de gran calidad. «Aún así, estas proyecciones cada vez tenían menos aceptación, porque con Internet la gente se puede bajar cualquier serie y verla en su casa» dice Francisco, por lo que se añadieron nuevas propuestas.

Los cocos de la directiva de la asociación empezaron a trabajar y de sus mentes salieron nuevas propuestas como la adaptación de los concursos más conocidos al mundo del cómic Manga y el Anime. Primero fue el Trivial pero después se adaptaron los formatos televisivos como 50x15, Allá tú o Soy el que más sabe de televisión del mundo, que se rebautizó como Soy el más otaku del mundo. Aún hoy, algunos como Ramón Méndez, miembro de la directiva de la asociación, se acuerdan del trabajo que les supuso preparar el material para los concursos pero mereció la pena porque «en algunas de las competiciones aunque eramos unos veinte participando había cien personas en el público que incluso abucheaban cuando alguien se equivocaba al contestar», recuerda Ramón.

Estas nuevas actividades sirvieron de reclamo junto con los talleres, los torneos de videojuegos, jornadas de degustación de productos nipones, el karaoke o el costplay, actividad en la que se invitaba a la gente a disfrazarse de sus personajes preferidos. De hecho hubo incluso quien se atrevió con unas clases de japonés para principiantes, aunque por ahora todos necesitan la versión subtitulada.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Vigo puede presumir de otakus