Solo un 15% de los casi 300 barcos españoles continúa trabajando en la búsqueda del «meixón»


El comienzo de la veda empieza el 1 de noviembre aunque no se sale a faenar hasta que hay luna nueva, para aprovechar la crecidas del río y la oscuridad de la noche. La temporada se cierra en febrero.

La media de las capturas que hay en estas primeras jornadas es de unos 50 ó 100 gramos como máximo. Se espera que hacia diciembre se puedan obtener mejores resultados para que pueda ser rentable.

De los casi 300 barcos que trabajan en el Miño con la pesca, solo un 15% continúa dedicándose a la angula. Según Benito Pousa, de la Asociación de pescadores del Miño, esta medida se debe a la baja rentabilidad de la actividad y a que los profesionales empiezan a ser conscientes de las consecuencias que tiene en el río su trabajo.

Los precios que ronda el kilogramo de angula en la actualidad son de unos 550 ó 600 euros. Muchos pescadores están asociados para agrupar sus capturas y venderlas de forma conjunta a la mejor oferta que reciban.

Cada uno de los kilogramos de angula que se pesca incluye unos 3.000 ejemplares. Pese a que en años anteriores con cada recogida del cedazo se podían capturar unos doce ejemplares de angula, durante la joranada de ayer eran afortunados los que conseguían que en alguna de las ocasiones las redes atraparan dos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Solo un 15% de los casi 300 barcos españoles continúa trabajando en la búsqueda del «meixón»