La Xunta invertirá 28 millones de euros en la depuradora de Baiona

VIGO

Las obras comenzarán antes de fin de año y tendrán un plazo de ejecución estimado de 18 meses

31 ago 2007 . Actualizado a las 19:44 h.

El gobierno gallego dio ayer luz verde a la inversión para poder construir la primera estación depuradora de aguas residuales de Baiona.

El coste de la obra supera todas las previsiones iniciales y alcanzará la cifra de 28,3 millones de euros. Se trata de la actuación pública de mayor envergadura que se va a realizar en el municipio turístico después de la apertura de la autopista de O Val Miñor en el año 99.

Las instalaciones garantizarán la cobertura del saneamiento integral teniendo en cuenta el aumento de la población durante la temporada de verano.

Baiona dispone de unos 10.000 habitantes y la nueva infraestructura estará dimensionada para una población de 36.000 personas, por lo que se espera que la cobertura esté asegurada para los próximos 50 años. La Xunta de Galicia prevé iniciar los trabajos antes de que finalice el año. Las obras durarán un tiempo estimado de 18 meses y posteriormente el mantenimiento de las instalaciones será adjudicado mediante un concurso público por un período de 20 años.

Satisfacción

El alcalde de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, se mostró ayer muy satisfecho porque el proyecto es prioritario para la Xunta. No tiene explicación que un municipio turístico como Baiona carezca de este tipo de instalaciones y que vierta las aguas del alcantarillado directamente al mar a través de un emisario submarino que parte desde el paseo Pinzón. Dicha tubería se encuentra además en mal estado, lo que provoca fugas de aguas residuales a poca distancia de la costa.

Almuiña afirmó que esta obra es la más importante de Baiona, que contribuirá amantener más limpia la ría de Vigo y a seguir potenciando el turismo, la pesca y el marisqueo en el municipio. El proyecto supondrá la instalación de una estación de bombeo bajo el paseo Pinzón y la creación de una conducción hasta Cabo Silleiro.

El ayuntamiento ya ha puesto a disposición de la Xunta el expediente para la expropiación de los terrenos para que los declare de urgente ocupación.

Al mismo tiempo ha reservado una partida de 120.000 euros para pagar a los propietarios que acepten el precio propuesto por los técnicos municipales de seis euros el metro cuadrado.