Carreró dio nombre a Porta do Sol durante más de 40 años

Memoria de Vigo El capitán que proclamó el estado de guerra en Vigo era hijo de un marino y murió en el frente apenas iniciado el conflicto


El hombre de uniforme que aparece a la derecha de la fotografía dio nombre a una de las más importantes plazas de Vigo durante más de cuarenta años. La Porta do Sol se llamó plaza del Capitán Carreró en honor de este personaje, Antonio Carreró Vergés, sorprendido por la cámara cuando paseaba con otro militar, éste ilustrado y llamado Balbino Vázquez Castellanos. Si hubiéramos de juzgar por la estatura del protagonista de nuestra evocación, por la no menos menguada de su jefe de filas, Felipe Sánchez, de quien ya tratamos en su día (28 abril 2006) como la mano dura del franquismo en 1936, e incluso por la altura del jefe superior de la movida, el ferrolano Francisco Franco, aquella parecería la sublevación de los pequeños. Por cierto, que el mismo día en que se enterraba en Pereiró al capitán Carreró, la llamada Junta de Defensa Nacional nombraba a Franco jefe del Estado y le titulaba general de los ejércitos de operaciones. Aquel hombre de convicciones que era el poeta y periodista Julio Sigüenza, cuando le conocí en los sesenta, había firmado en el 36, con motivo de aquel ascenso de Franco, una loa a éste en la primera página del diario vigués del Movimiento, El Pueblo Gallego. Tildaba de privilegiado el cerebro del Generalísimo y decía que se afanaba en reconquistar la patria «para reincorporarla de nuevo a sus grandes destinos».Carreró Vergés, vigués nacido en 1889, era hijo de un marino, Antonio Carreró Mestre, que debía ser alférez de fragata cuando él nació, posiblemente ayudante del distrito de Cangas, donde estaba ya el año anterior. Una década más tarde era ayudante de la Comandancia de Marina de Vigo, puesto en el que seguía en 1915, cuando su hijo accedió a la Academia de Infantería. En 1917, el grovense Carreró Mestre dejó el servicio activo en la Marina y poco después le encontramos ejerciendo tareas de jefe de muelles de Vigo. Moriría con 69 años, en 1946, diez años más tarde que su hijo, nuestro personaje. El Carreró que nos interesa especialmente, el oficial de Infantería, prestó servicios en África y también estuvo destinado aquí, en su ciudad natal. En torno a 1925 era primer teniente en el Gobierno Militar y poco después tenía el mando de capitán en el Regimiento de Murcia, que conocimos muchos años acuartelado en Barreiro. El fue quien, por encomienda de Felipe Sánchez, declaró el estado de guerra en Vigo, el 20 de julio de 1936, precisamente en Porta do Sol, donde se produjo una matanza de civiles. Después, a finales de agosto, estuvo al frente del pelotón que fusiló al nutrido grupo de políticos de izquierdas entre los que se encontraba el alcalde de Vigo, Emilio Martínez Garrido. En seguida marchó al frente y murió en Asturias, a finales de septiembre del mismo año 36. El martes 29 de septiembre se procedió al entierro solemne en Pereiró del capitán Carreró, al que acompañaban los cuerpos de otras dos víctimas de guerra, los soldados Eduardo Núñez Saavedra y Eugenio Rodríguez Cantero. La Federación de Patronos y la Cámara de Comercio paralizaron la ciudad, para que todo el mundo pudiera acudir al acto fúnebre. Muchos sumaron sus fuerzas, desde los guardias cívicos hasta el Centro Vigués, para que el régimen también triunfara entonces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Carreró dio nombre a Porta do Sol durante más de 40 años