«Cada persona ve dentro de mis esculturas cosas distintas»

Entrevista | Ángel Núñez Pombo El creador gallego expone en Bacelos su catálogo de habitáculos alucinados en miniatura, a los que el espectador se asoma a través de mirillas que se abren a otros mundos


vigo

Ángel Núñez Pombo (1969), artista gallego con un recorrido planetario que le ha llevado por razones familiares y profesionales de Madrid a El Bierzo, Lisboa, Tánger, Londres, Nueva York o Virginia, inauguró el viernes en la galería Bacelos una muestra inscrita en el trabajo que viene desarrollando desde que empezó el nuevo siglo y que el año pasado le llevó a Arco representado por la galería Fusebox de Washington. Se trata de esculturas, fotografías y vídeos dificilmente clasificables. A través de una mirilla, Núñez, que lleva unos años residiendo en Vigo, representa mundos alucinados a los que el espectador se asoma, como poco, con asombro. Todas las piezas, redondeadas, coloristas y aterciopeladas por fuera, tienen sorpresa en el interior, «como mínimo, tres espacios, tres puntos de vista distintos, y otras, hasta cuatro», cuenta.- ¿Cómo explicaría su proyecto a un profano? -La base son las esculturas, que son como espacios cerrados que a través de mirillas se abren a pequeñas habitaciones. Las fotos están hechas desde las mirillas, que tienen lentes grandes, y los vídeos son pequeñas películas con personajes extraídos de películas que se mueven dentro de esos espacios. - Las esculturas parecen muebles diseñados por el decorador de las naves de «Star Trek»... -Sí, al final no sabes muy bien si es una escultura en una galería o una lámpara de un bar, aunque no son funcionales. Uno de los trabajos que me ha influenciado es el de los arquitectos ingleses de los 60 y 70, la corriente de la arquitectura inflable, que mezclan su obra con el cómic y la ciencia ficción. - ¿Qué materiales utiliza? -Fibra de vidrio e hidrocal, que es una especie de cerámica dura, tubos de metal, cables eléctricos, bombillas..., y en los interiores hay materiales reciclables, desde palillos de los oídos a objetos de Todoacién, un colador, un aspirador, cosas que hay por casa... - ¿Podrían hacerse en serie? -Yo trato que tengan un acabado industrial pero no se pueden hacer en serie. Alguien me sugirió patentarlas para que me las copien pero si alguien quiere copiar la idea, que lo haga, porque es una locura, casi un mareo. En una crítica que me hicieron en Washington, definieron mi obra como Cariño, he encogido a Lenny Kravitz , como una mezcla entre la película y la casa del músico, hortera con fluorescentes, en miniatura. Todo está hecho a mano intentando dar una sensación industrial y el resultado interior es un poco accidental, dependiendo de las luces y sus reflejos. Cada persona ve dentro una cosa distinta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Cada persona ve dentro de mis esculturas cosas distintas»