El otro póker de porteros que alumbró Riazor

Viajamos veinte años en el tiempo para recordar la última vez que la meta del Deportivo fue ocupada por cuatro metas diferentes. Fue en la temporada 1996-1997 con Jacques Songo´o, Petr Kouba, Canales y Nuno

Todos recuerdan aquella temporada por un nombre, uno que acabaría siendo Balón de Oro y cuya irrupción impactó a Riazor y a toda la europa futbolística; Vítor Borba Ferreira, Rivaldo. Pero la temporada 1996-1997 del Deportivo dio para mucho más. Un gran año a nivel deportivo, con los herculinos marcándose una extraordinaria temporada con John Benjamin Toshack primero y Carlos Alberto Silva después, en el banquillo y en el que finalizarían terceros en la clasificación, tras cosechar 77 puntos.

.

Pero aquel año dio para mucho más, una de las intrahistorias de esa temporada se ha convertido en actualidad para el deportivismo. Al igual que en estas primeras ocho jornadas de liga, el Deportivo utilizó en el curso 1996-1997 hasta cuatro guardametas diferentes en su portería; Jacques Songo´o, Petr Kouba, Juan Garrido Canales y Nuno Espírito Santo.

.

Fue aquel un verano de cambio de ciclo en la portería del Deportivo. Paco Liaño abandonaba el club para encarar el tramo final de su carrera en el Sporting de Gijón y Elduayen hacía lo mismo para enrolarse en el Real Valladolid. A cambio, aterrizaban en Riazor el camerúnés Jacques Songo´o figura crucial en los éxitos del Deportivo, el checo Petr Kouba, que aterrizaba tras ser subcampeón de la Eurocopa y el portugués Nuno Espirito Santo, tras unas tormentosas negociaciones con el Vitoria de Guimaraes.

Cuando el «borracho» Nuno firmó por el Deportivo

La Voz
.

El ahora entrenador del Oporto explica la surrealista forma en que se gestó su fichaje por el club coruñés en 1996

Nuno Espírito Santo tuvo un fichaje por el Deportivo muy agitado. Conocida es la historia de su truculento escondite en el hotel Riazor de A Coruña en el verano de 1996. Pero antes de esa ya sabida batallita, hay un episodio previo necesario en Portugal, que el ahora entrenador del Oporto ha desvelado en una entrevista para el diario inglés The Guardian.

Nuno se hizo pasar por un jugador problemático y fingió estar borracho delante del entonces presidente del Vitoria de Guimarães para así forzar su salida del club portugués. Nuno era un prometedor portero representado por un nuevo agente con mucha hambre y olfato, llamado Jorge Mendes. Según recuerda ahora el técnico portugués, el Vitoria le había prometido que si llegaba una oferta por un millón de dólares, le dejaría salir. Mendes logró ese acuerdo con el Dépor. «Pero entonces fui a ver al presidente y me dijo: 'Ahora son cinco millones'», rememora Nuno.

Seguir leyendo

El dato de los cuatro guardametas puede llevar al engaño, porque lo cierto es que en la temporada 1996-1997, la meta del Deportivo tuvo un dueño indiscutible, Jacques Songo´o. El meta camerunés llegó procedente del Metz y desde el primer día fue indiscutible para Toshack. Sin embargo, en la jornada 12, Songo´o no pudo jugar el partido liguero ante el Tenerife por estar concentrado con su selección, le sustituyó Juan Garrido Canales, mientras Kouba se mantenía inactivo por problemas con el cupo de extracomunitarios. En aquel partido ante el Tenerife, que el Dépor acabaría empatando a cero, el entonces juvenil Dani Mallo estaría sentado como meta suplente. Ese sería a la postre el único partido que disputaría Canales esa temporada. En el mercado de invierno, el meta se marcharía traspasado a la UD Las Palmas donde estaría dos temporadas más.

A partir de ahí el meta habitual suplente sería Petr Kouba, cuya condición de extracomunitario, unido a las grandes actuaciones de Songo´o complicaba su entrada en el once. El Dépor había hecho un gran desembolso por él, 2´1 millones de euros, pero el checo nunca llegó a consolidarse. Esa temporada comenzó siendo el portero habitual en la Copa del Rey, en la que disputó tres partidos, mientras en la liga participaría en cuatro más, uno de ellos esta derrota en Almendralejo ante el Extremadura.

El último en completar el póker de porteros fue Nuno Espírito Santo. Fue una aparición extremadamente fugaz, apenas cuatro minutos en un partido ya sentenciado en Riazor. Carlos Alberto Silva decidió en un Dépor -Sevilla de la jornada 26, en el que los herculinos goleaban 3-0, cambiar a Songo´o y dar la alternativa a Nuno en el minuto 87. El meta luso jugaba así sus primeros minutos con la camiseta deportivista.

.

Veinte años después de aquella temporada el Dépor puede batir su propio récord particular. Rubén Martínez, Tyton, Pantilimon y Francis ya han ocupado la meta herculina cuando apenas se llevan disputados ocho jornadas y dos meses de competición. La irrupción del meta nigeriano y su buena actuación en Eibar alimenta las ilusiones de jugadores, técnicos y afición de acabar con el vaivén de nombres que sacude la portería herculina desde el pasado verano.

Votación
8 votos
Comentarios

El otro póker de porteros que alumbró Riazor