Goywaerst, el primer belga de la historia del Deportivo

Antes que Roef, el atacante belga reforzó al club herculino para un amistoso contra el Inter de Milán en 1966


La Voz / Redacción

En marzo de 1966 el glorioso Inter de Milán de Helenio Herrera y Luis Suárez visitó Riazor para un partido amistoso que sirvió, además, de homenaje al entrenador y centrocampista, ambos exdeportivistas. El partido era una fiesta pero para el Deportivo también un reto: había mucha diferencia de nivel entre el equipo coruñés y el lombardo, campeón de Liga en Italia ese año y de Europa en el anterior. Así que se produjeron tres refuerzos de última hora: del Barcelona llegaron Seminario y Kocsis (ya en el último año de su carrera); del Real Madrid lo hizo un delantero belga llamado Fernand Goywaerst. 

Así que, técnicamente, el portero Davy Roef no es el primer belga en jugar con la camiseta del Deportivo de La Coruña. Aquel 19 de marzo de 1966, Goywaerst se enfundó la blanquiazul para jugar los 90 minutos del 1-2 para el Inter de Milán. Fue un acontecimiento en A Coruña: las plantillas del Sporting de Gijón (que jugaba ese fin de semana en Vigo), Racing de Ferrol y Ourense pidieron entradas al Dépor para ver al Inter de Helenio Herrera. No faltó nadie en el equipo italiano: Luisito, Peiró, Jair, Manfredini... La crónica de la época dice que el Dépor mereció más que el 1-2 («el gol decisivo fue en claro fuera de juego») y los 18.000 que lo vieron en Riazor se fueron satisfechos con el espectáculo. El gol del Deportivo fue del propio Goywaerst, que forzó un penalti y lo transformó en el minuto 13 del segundo tiempo.

Goywaerst tenía entonces 28 años y venía de sufrir una grave lesión. Salió del Brujas para aterrizar en el Barcelona primero y en el Real Madrid después, pero no encontró sitio en las delanteras míticas de ambos equipos en aquella época. «Al Deportivo que vimos ayer le transformaron radicalmente Kocsis y Goywaerts. Goywaerts, a quien sobran algunos kilos que ganó por su inactividad tras la operación, desempeñó magníficamente el auténtico papel de un interior cubriendo esa zona del campo que hace años se encomendó a los hombres que juegan -o dicen que lo hacen- en tal puesto. El actual jugador del Madrid justificó sobradamente el acierto de haber solicitado sus servicios para este encuentro que él trató de defender con el mismo afán de Aurre, por mencionar uno de los más veteranos en el Deportivo», relata la crónica firmada por Vicente Leirachá.

Goywaerts habló al final del partido contra el Inter antes de montarse en el tren y regresar a Madrid para, poco después, medirse al Mónaco. «El Inter no mereció ganarnos, pero el fútbol es así. Me agradó el juego del Dépor. El ascenso lo tiene merecido», dijo el belga, que además agradeció el trato recibido en A Coruña. Tanto él como Kocsis fueron agasajados con sendos potes gallegos antes del saque inicial

Goywaerst fue 8 veces internacional con Bélgica. Tras salir del Madrid, jugó una temporada en el Elche y después pasó por el Niza antes de acabar su carrera en Bélgica. Murió en el 2004. 

Por el Deportivo, aquel día jugaron Juanet; Lariño, Aurre, Domínguez; Santos (Igartua), Manolete; Gullón, Kocsis, Loureda (Lámelo), Goywaerts y Montalvo. En el segundo tiempo, se alienaron: Giráldez; Escolá, González, Aurre; Igartua, Manolete; Rivada, Kocsis, Lámelo, Goywaerts y Montalvo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Goywaerst, el primer belga de la historia del Deportivo