Lebedenko firma por el Deportivo hasta el 2025

La Voz

TORRE DE MARATHÓN

Lebedenko, con el Lugo
Lebedenko, con el Lugo

El lateral izquierdo ucraniano llega procedente del Lugo, aunque se desconoce la cantidad del traspaso

21 ene 2023 . Actualizado a las 22:34 h.

Orest Lebenko (Leópolis, Ucraína, 23 de setembro de 1998) es nuevo jugador del Deportivo para lo que resta de temporada y dos cursos más. Es decir, hasta junio del 2025. El lateral izquierdo llega procedente del Lugo donde llegó en el 2019 y disputó los doce últimos partido de esta primera mitad de la temporada.

El ucraniano, de 24 años, llega para ocupar el importante vacío que hay en el carril izquierdo. Sin Raúl Carnero (lesionado) y con la salida de Retu, aunque ya no contaba en los planes de Óscar Cano ni tampoco en los de Borja Jiménez anteriormente, el club blanquiazul se vio obligado a reforzar la banda izquierda con un futbolista que pudiese rendir de inmediato y devolver a Pablo Martínez a la posición de central.

La cercanía entre ambas ciudades (Lugo-A Coruña) permitieron especular con la posibilidad de que Lebedenko estuviese este sábado en el encuentro ante el Rayo Majadahonda, algo que el técnico deportivista descartó en rueda de prensa. El ucraniano esperará al viaje a San Fernando de la próxima semana para poder vestirse por primera vez la camiseta blanquiazul.

Con la llegada del ya exjugador del Lugo, el Deportivo espera cerrar la incorporación de Kike Saverio, extremo nacido en Italia que actualmente milita en el Osasuna y ya recuperado de sus dolencias que le lastraron en los dos últimos años.

Lebedenko, en un partido de la pasada temporada entre el Lugo y el Fuenlabrada

Un reto para el enorme potencial de Orest Lebedenko

Roberto Canella

Compartí vestuario con Orest Lebedenko dos temporadas. Lo primero que hay que decir de él es que es una maravillosa persona, un cacho de pan. Algo todavía más destacable que lo buen futbolista que también es. Durante el tiempo que coincidimos, tuvimos una gran relación. Desayunábamos siempre juntos, charlando de todo un poco con la comida como excusa. Es un chaval llano, de bajo perfil, nada soberbio y muy agradable y majo. Yo era el veterano y él el novato. Siempre estaba atento a los consejos, a las correcciones y a los trucos que le podía recomendar desde mi experiencia.

Seguir leyendo