Real Balompédica Linense: Un rival ofensivo, que plantea peligro y también es vulnerable

Manuel Mosquera

TORRE DE MARATHÓN

El técnico Manuel Mosquera analiza al primer rival del Deportivo en la vuelta a la competición

02 sep 2022 . Actualizado a las 16:17 h.

Llega a Riazor el Linense, un equipo con marcado perfil ofensivo. Como idea de juego busca llegar lo más rápido posible a campo contrario, y ahí si tiene capacidad de asociación a través de Koroma, Perdomo y Guti, junto con sus dos mediocentros, Masllorens y Romero. Oliva es su referente arriba. Tienen mucha velocidad y dinamismo, a los que hay que añadir a sus dos laterales, muy ofensivos, especialmente Loren en la derecha. Aunque esa virtud se les vuelve en contra porque tratan de asociarse y terminar rápido jugadas. Esto provoca muchas perdidas y aquí viene uno de los puntos mas vulnerables , su balance defensivo.

La principal referencia de este Linense es su partido de la primera jornada contra el Castilla. Entonces tuvo muchas contras y acciones después de pérdidas con las que sufrió mucho. Eso obliga a sus centrales a salir a espacio abierto y en especial a las espaldas de los laterales, aumentado esta vulnerabilidad porque a sus jugadores más ofensivos les cuesta volver mucho y en especial con rapidez.

Comportamiento con la pelota

El Linense no tiene predisposición a elaborar en campo propio. Sus dos centrales son muy diferentes: Morante tiene buena conducción y Nico (ex del Extremadura) es zurdo, con muy buen desplazamiento en diagonal hacia el extremo o el lateral con movimiento. El equipo busca con fútbol directo en muchas ocasiones a Oliva, jugador experto, muy bueno de espaldas y en constante brega con los defensas.

A partir de aquí es un equipo muy peligroso con el balón, con jugadores con buena asociación, pero con muy buenos uno contra uno con los rivales. Perdomo fija a su par en la banda izquierda, recibe el balón básicamente al pie y atrae rivales. Koroma es el jugador más peligroso: zurdo, muy fuerte de piernas, veloz... En la primera jornada, cuando en la segunda parte se fue a la banda derecha, el Castilla sufrió muchísimo, puesto que, en su conducción hacia dentro habilitó en infinidad de ocasiones a Loren. Es un portento físico con mucho nivel en la zona final del campo. El primer gol vino desde una de esas acciones

El rival del Dépor suele llegar muchas veces a zonas de área, no siempre con éxito, como es lógico, pero siempre da la sensación de hacer daño. Volviendo a la referencia más directa de la primera jornada (2-2 en Valdebebas), en la primera parte fue menos preciso. Pero desde el gol del Castilla fue a mejor y el artífice de lo mejor del Linense fue Toni. Entró al campo tras el descanso, se situó detrás del punta, con Koroma a la derecha. Es un zurdo magnífico con el balón y con movilidad. Le dio más pausa al ataque y mucho criterio. Durante 20 minutos el Castilla sufrió mucho en su campo. Debería jugar en Riazor.

Sin balón, posicionamiento avanzado ante el pase en corto

Cuando el Castilla sacó en corto, el Linense se situó en posicionamiento avanzado al borde del área, dificultando ese tipo de salida muchísimo. Si el Dépor decide sacar en corto continuamente, deberá tener mucha personalidad y paciencia. Cuando el rival tiene la posesión del balón en estático, el Linense ya sufre más. Se ve que no les gusta, sus jugadores más ofensivos no tienen paciencia para esperar y ser un bloque compacto. La movilidad de los jugadores del Castilla les hizo tener muchos desajustes.

Estrategias

A balón parado sufre mucho. Tiene poca altura y el Castilla al primer palo con un jugador muy corpulento le hizo daño y marcó. En ese estreno defendió con dos jugadores en zona y el resto marcajes. Cuenta con buenos lanzadores, especialmente Toni. En Madrid no hizo demasiado daño, pero el segundo gol lo consigue Morante en el último saque de esquina, tras un fallo muy claro de marca del rival.

Conclusión

El Linense llega a Riazor con cartel de buen equipo, incisivo, después de haber rendido en un campo difícil y contra un rival con jugadores de nivel alto. No se amilanó y buscó ganar siempre. Fue dos veces por detrás, falló un penalti y siguió intentándolo con personalidad. Durante muchas fases el partido fue un ida y vuelta constante. Esto al Dépor, que tiene una gran pegada, le puede favorecer, pero el Linense tiene jugadores que se encuentran muy cómodos en ese escenario. Connor Roane fue sustituido por una lesión muscular, un jugador muy importante en este equipo.