El Dépor se gana el privilegio de ser espectador

Paco Liaño

TORRE DE MARATHÓN

LOF

21 may 2022 . Actualizado a las 23:52 h.

El Deportivo se enfrentaba en Valladolid a un conjunto que juega bien al fútbol de área a área, pero que no tiene ninguna contundencia en las zonas definitivas. Deja mucho que desear tanto en el apartado ofensivo como el defensivo y esto se ha plasmado con el descenso de categoría.

Era el rival propicio para acabar con la mala racha fuera de casa y el equipo de Borja Jiménez tuvo el mérito de aprovechar la ocasión. Sin embargo, el primer tiempo de los coruñeses solo se salvó por la diferencia en el marcador. Pese al 0-2, se sufrió. No por estar a merced del Promesas, que carece de la pegada necesaria, pero sí en cuanto a control del juego. Algo que solo se consiguió tras el descanso, cuando los de Julio Baptista también bajaron un poco los brazos debido a la imposibilidad de vencer.

Rival al margen, el encuentro deja varias cosas positivas. El equipo ve puerta con mucha facilidad. Marcar cuatro goles en dos partidos seguidos tiene un mérito enorme. Por el camino se ha recuperado la figura de Miku sin perder a Quiles, que sigue enchufado en su posición: la de segunda punta llegando desde banda para rematar.